El atípico final de una estafa que denunció Luciana Salazar en la que usaron a su hija Matilda

El atípico final de una estafa que denunció Luciana Salazar en la que usaron a su hija Matilda

La modelo dio detalles del inesperado giro que tuvo la malintencionada venta de la cuenta de Instagram del club de fans de la niña.

MDZ Show

MDZ Show

En las últimas horas, Luciana Salazar levantó revuelo en la red con una denuncia relacionada con una estafa en la que utilizaron a su hija Matilda para hacer una alta facturación en dólares. Sin embargo, la modelo comentó todo el detalle de la situación que tuvo un atípico y feliz final.

La situación de aprovechamiento de la niña se dio por la venta de seguidores de una cuenta de fans de Matilda. Dicho perfil, que contaba con la aprobación de Luciana, dejó de hacer publicaciones de la pequeña y repentinamente también borraron todas las publicaciones. 

Indignada, Luciana Salazar se comunicó con el administrador de dicha página, que había acumulado más de 100 mil seguidores. “¿Qué pasó? ¿Dejaste de ser del fans club de mi hija y te quedaste con sus seguidores?”, preguntó la rubia. Si embargo, la persona que respondió tuvo un inesperado y emocionante gesto.

Realmente estoy sorprendida que todavía quede gente tan honesta y buena de verdad. No tendría que ser así, pero quedan tan pocos que uno valora muchísimo cuando se las encuentra. Ayer, una persona -que mantengo en reserva- me confesó de buena fe que le habían vendido una cuenta de Instagram con más de 100 mil seguidores y que no sabía que era una cuenta de un club de fans que le habían hecho a mi hija, con un montón de imágenes y videos dedicados a ella. Yo le escribí, contándole la situación y él me confesó esto”, explicó Luciana Salazar a través de una serie de historias de Instagram.

En los últimos tiempos, las ventas de cuentas de Instagram que alcanzan un alto volumen de seguidores, se han vuelto una operación frecuente. De hecho, algunas figuras del ambiente artístico se han amparado en un supuesto hackeo o pérdida de sus páginas, para en realidad venderlas y luego abrir nuevos perfiles. 

Sobre la resolución de la situación relacionada con la página de fans de Matilda, Luciana Salazar contó: “Nos empezamos a escribir por chat, ahí me di cuenta que se trataba de una persona de bien. Entablamos una buena conversación, hasta amigable. Nos sentimos ambos estafados, mas que obviamente a él se la cobraron muy cara y en dólares”.

Finalmente, Luciana detalló: “Me explicó la situación y encima, no sólo volvió a poner las fotos de mi hija sino que me ofrece quedarme con la cuenta. Un acto de honestidad que valoro muchísimo. Lo cuento porque me parece lindo compartir este gesto tan poco visto últimamente. Gracias de corazón. Hay que tener cuidado porque usan a los famosos para ganar seguidores y después, estafan a la gente”. 

 

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?