Por qué se separaron Paola Krum y Joaquín Furriel

Por qué se separaron Paola Krum y Joaquín Furriel

La pareja de los dos grandes actores existió y trajo al mundo a la pequeña Eloísa, sin embargo llegó a su fin de la manera más inesperada.

MDZ Show

MDZ Show

Como tantas otras historias de amor dentro del mundo del espectáculo, Paola Krum y Joaquín Furriel protagonizaron una de ellas. Ambos se conocieron en 2005, en medio de los ensayos de la obra de teatro Sueño de una noche de verano en el San Martín.

En este caso el amor trascendió el escenario y comenzaron una relación. En aquel entonces la actriz había dicho que no se enamoró de su pareja por los ojos sino por la admiración que sentía por él.

Al año siguiente juntos protagonizaron Montecristo, que significó un gran éxito televisivo que pudieron compartir como pareja y los hizo afianzar aún más la relación.

En febrero de 2008 llegó a sus vidas Eloísa, el fruto de ese amor y respeto que se tenían Joaquín Furriel y Paola Krum. Sin embargo, a los tres años de aquel soñado momento la pareja llegó a su fin inesperadamente.

Fue Furriel quien se encargó de anunciar la triste noticia en los medios. El amor llegó a su fin en enero de 2011 y lo comunicó en diálogo con Teleshow un tiempo después: "Sí, es verdad que me separé, pero hace dos meses”.

Desde entonces, ambos se han referido el uno al otro en incansables ocasiones, pero nunca hablaron tan abiertamente del motivo que los llevó a tomar la decisión de separarse pero que no involucró jamás a terceros en discordia. 

El actor habló tiempo después y aseguró que no funcionaban como pareja pero que el amor estaba intacto. Ambos terminaron en muy buenos términos y  desde entonces mantienen una excelente relación de familia por la pequeña en común.

“Me siento muy orgulloso de que Paola sea la madre de mi hija. No sabía si me imaginaba toda la vida con ella, pero si me la imaginaba como la madre de mi hija para toda la vida”, dijo Joaquín Furriel sobre su ex pareja.

Por su lado, Paola también habló de lo sucedido y confió: “Estoy en el medio de un proceso, y lo que quiero es que sea lo más saludable posible. Las separaciones no son de un día para el otro, necesitan tiempo y son muy dolorosas”.

Pese a dolor de lo sucedido, en aquel entonces también aseguró: “Tengo un vínculo más que saludable y feliz con Joaquín, nos queremos muchísimo y nos une lo más importante de nuestras vidas que es nuestra hija. Eso es para siempre. Somos muy conscientes de eso, pero tampoco tenemos que hacer un esfuerzo porque el cuidado mutuo sucede naturalmente. Somos una familia”.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?