La fuerte confesión de Estefanía Berardi sobre su historia de vida: “Viví en una pocilga en…"

La fuerte confesión de Estefanía Berardi sobre su historia de vida: “Viví en una pocilga en…"

La panelista se confesó sobre los inicios de su carrera artística.

MDZ Show

MDZ Show

Estefanía Berardi brilla cada mañana en el programa que conduce Carmen Barbieri por la señal de Ciudad Magazine, donde supo hacerse camino como panelista, sorprender con primicias exclusivas y generar grandes debates que trascienden ese canal para posicionarse en la agenda mediática diaria.

Sin embargo, la joven marplatense tuvo sus inicios en el ambiente artístico de una manera totalmente diferente y que quizá pocos conocen. Ella se mudó a Buenos Aires a los 18 años para introducirse en el mundo del espectáculo y logró ser bailarina de Diego Torres.

Pero recién en 2014 Estefanía alcanzaría la fama y el reconocimiento que tanto buscaba gracias a superar un par de pruebas que le permitieron ingresar al mundo de Combate, programa que se trasmitía por la pantalla de El Nueve y que fue la puerta de muchas otras figuras como Mica Viciconte y Flor Vigna.

Lejos de la felicidad, el lujo y una vida envidiable que uno puede ver en sus redes sociales o al encontrarla cada día en Mañanísima, se esconde una dura historia que la acompañó en el largo camino que transitó hasta llegar a donde hoy se encuentra.

En diálogo con Pronto, Estefania Berardi brindó una entrevista reveladora en la que se refirió a lo difícil que fue para ella, siendo tan chica, dejar atrás su Mar del Plata natal y a su familia para abrirse camino sola, sin plata, en una ciudad nueva y en un mundo totalmente competitivo y difícil de llegar.

"Nací en Mar del Plata y me vine a vivir a Buenos Aires a los 18 años, cuando terminé la escuela. Me vine a vivir a una pensión en Once con estudiantes mujeres. Era una pocilga y no tenía otra posibilidad porque no tenía plata”, comenzó contando la bailarina.

Estefanía admitió que sus padres la presionaban, como suele suceder en muchas familias, para que estudie una carrera tradicional como abogacía, y le decían que si lo hacía la iban a ayudar con un poco de plata, pero ella se mantuvo fiel a sus convicciones. 

“Me vine con poquitos ahorros y sin el apoyo de mis viejos porque no querían que me viniera a vivir acá. Mis papás querían que me vuelva a Mar del Plata. Les daba miedo que viviera en Capital y querían que estudie una carrera más convencional”, confió la panelista de Mañanísima.

Cuando llegó a Capital Federal trabajó como profesora de danza, dado que el haber estudiado la carrera de intérprete de danza clásica y contemporánea le brindó muchísimas herramientas para poder desenvolverse con facilidad en esa área. 

Luego, haciéndose de a poco nombre se puso su propia escuela y siguió insistiendo con los castings hasta que le surgió la oportunidad de bailar en una gira de dos años y medio con Diego Torres. De ahí llegó a bailar con Susana Giménez y en algunos clip de Tan Biónica. Sin embargo, soñaba con desprenderse del baile y tener otra oportunidad diferente en televisión.

Aquella chance llegó con el casting que vio en ella su talento, carisma y gran desenvoltura frente a cámara. Así Estefanía Berardi la rompió en Combate y desde entonces no paró de construir un carrera sólida en los medios, donde aún tiene mucho por hacer.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?