El duro relato de Georgina Barbarossa sobre su adicción a las cirugías

El duro relato de Georgina Barbarossa sobre su adicción a las cirugías

La actriz reveló el duro motivo que la llevó a tener una obsesión por pasar por el quirófano. En la nota, los detalles.

MDZ Show

MDZ Show

Georgina Barbarossa estuvo invitada este fin de semana a PH: podemos hablar (Telefe) y generó gran repercusión con un fuerte relato sobre su adicción a las cirugías

Todo comenzó cuando Andy Kusnetzoff, conductor de programa, les pidió a sus invitados que dieran un paso al frente si alguna vez se sintieron insatisfechos con su imagen. Georgina fue una de las primeras en hacerlo. "De chiquita sufrí mucho. Hasta los 5 años era una nenita normal, era lindita. Nació mi hermana y me agarró toda una cosa de celos y voracidad. Empecé a comer y a comer y a comer, y a engordar", comenzó relatando la actriz. 

"Empecé a ser una nena gordita y a luchar contra mi obesidad. A partir de ese momento me quedó como una mentalidad... yo me veo en el espejo y siempre me veo gorda", aseguró.

Tras hablar sobre su trauma de la niñez, agregó que eso aún le trae secuelas. Cuando empezó a trabajar en la televisión, llegó su adición a las cirugías.. "En esa época se usaba", aclaró Georgina. Sin embargo, su mamá se lo prohibió. "Nunca en mi vida me operé la nariz, siempre me dio mucho miedo morirme en la anestesia", confesó.

"Cuando mataron a mi marido, me agarró muchísima culpa de estar viva. Entonces me empecé a acuchillar y a operar", reveló la actriz.

Sin embargo, el asesinato de su marido, Miguel Ángel Vasco Lecuna, generó un fuerte cambio en su vida. "Cuando mataron a mi marido, cuando lo acuchillaron a ‘Vasco’, a mí me agarró muchísima culpa de estar viva. Tema de terapia. Entonces me empecé a acuchillar y a operar", aseguró. "Un día me miré al espejo, a los dos meses, tenía los ojos hinchados y dije ‘chau, me opero los párpados’", agregó.

"Inconscientemente, yo que me moría de miedo de ir a una cirugía, me empecé a operar", reveló Georgina. Después de los párpados, siguió con lipoaspiraciones y cirugías mamarias, entre otras intervenciones. "Mi madre me decía ‘Georgina, estás loca’. Le mentía a mi terapeuta y me iba a operar igual. Como de castigo, ¿entendés?", explicó.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?