Recomendaciones de una experta para inculcarles buenos hábitos a los hijos

Recomendaciones de una experta para inculcarles buenos hábitos a los hijos

En esta nota, hablamos con Gisela Dibiagi, médica pediatra (MAT 11491), sobre cómo nuestros hijos pueden adquirir buenos hábitos de alimentación y una buena rutina de sueño.

Brunela Villarroya

Brunela Villarroya

Cuando somos padres, inculcar buenos hábitos y rutinas de sueño y alimentación en nuestros niños/as es una tarea difícil. Por esta razón, hablamos con Gisela Dibiagi, médica pediatra especializada en puericultura y crianza, acerca de cómo podemos lograrlo y cuáles son los tips a tener en cuenta para esta etapa.

“El hábito tiene que venir acompañado de muchísimo afecto y de una explicación de por qué tienen que cumplirlos, obviamente, de la manera más sencilla para ellos, puede ser pintando o jugando. Es importante saber que se van generando desde la casa y el niño los va adquiriendo”, explicó Gisela.

Gisela Dibiagi es diplomada en dermatoinfantil. Foto: Gentileza.

¿Cómo podemos lograr que nuestros hijos adquieran buenos hábitos?

Los/as chicos/as van aprendiendo todo por imitación. Por ejemplo, para el cepillado de dientes los colocamos frente al espejo mientras su papá o mamá se cepilla así van adquiriendo ese hábito por copia. Entonces, para poder lograr que un/a chico/a tenga buenos hábitos, tiene que tener una organización familiar acorde y todos tienen que tener buenas costumbres. Es decir, no podemos pretender que el niño/a coma sano si los padres comen comida chatarra a su lado. 

¿Es verdad o es un mito que a los más chicos hay que enseñarles a dormir? ¿Qué hábitos tienen que adquirir para mejorarlo?

No hay que enseñarles a dormir, ellos/as nacen sabiendo. Lo que sí es importante es educarlos con hábitos higiénicos a nivel del sueño. Esto quiere decir que a la tarde noche hay que bajar todos los estímulos visuales, luces, sonido, entre otros. A la hora de cenar que no haya televisión ni celulares, que exista una comunicación familiar donde el/la chico/a se conecte y le preste atención a la comida, a su textura y al sabor. El orden en las familias es muy importante. Hay que generar una rutina de sueño. Por ejemplo, puede ser un baño de agua tibia antes de dormir, un cuento o algunos masajes. 

Las pantallas no ayudan a la rutina del sueño del niño/a. Foto: Pinterest.

Como también, hay hitos madurativos donde los chicos/as tienen diferentes despertares, por ejemplo, entre los 7 y 8 meses es normal que el chico/a se despierte demandando a su mamá como figura de apego, una vez que se siente más seguro puede continuar el sueño. Esas son facetas de sueño normales que no hay que enseñarles ni cambiarlas, siempre hay que acudir a sus necesidades emocionales. Además, para los niño/as más grandes hay que tener una buena estructura de actividades para ellos, que hagan deportes, que coman sano, que se duerman temprano, entre otras costumbres. 

“Según la Asociación Argentina de Pediatría, en los niños mayores de 2 años se recomiendan hasta 2 hs de pantallas. Se desaconseja cada vez más el uso de las mismas porque está relacionado con la desatención, con la ansiedad y muchos efectos más”. 

¿Cuándo se considera que un niño es sano? ¿Cómo se controla esto?

Hoy no se controla solamente peso, talla y percentil. Lo más importante es seguir todos los hábitos, desde la alimentación hasta el sueño, cuánto va al baño, la crianza y si hacen actividades o no. Además, importa la rutina, los hábitos de la casa y  la evaluación continua del desarrollo, es decir, cómo habla, cómo se comunica, si hace berrinches o no, entre otros análisis. De ahí la importancia del niño sano. Hay muchas situaciones que requieren una evaluación con diferentes profesionales. En el control del niño sano se tiene que abordar todo desde la vacunación hasta la educación y la crianza.

En cuanto a la alimentación ¿Cómo debe ser en los niños?

Es necesario reforzar la lactancia materna. A partir de los 6 meses yo soy partidaria del método BLW que es una alimentación autorregulada por el bebe, donde la mamá le expone los alimentos y el/ la niño/a los experimenta en su textura. Obviamente, esto es de acuerdo al desarrollo de cada chico/a. Como también, hay que educar sobre los alimentos peligrosos y los que no lo son. Además, hay que evitar darles alimentos procesados y hay que optar por los naturales. En muchos casos, no importa su peso, lo que es importante es la alimentación que se tiene. Hay que enfatizar en esto desde el principio.

¿Qué le recomendarías a una madre que está logrando inculcar buenos hábitos?

Cada granito de arena que se va incorporando es un premio. Es muy importante celebrar los pequeños logros como por ejemplo si se logra que se disminuya,en las diferentes comidas, el consumo de  procesados. Hay que tener en cuenta que no es fácil y requiere mucho esfuerzo. 

¡Muchas gracias Gisela por compartir tu conocimiento y por ayudarnos a inculcar buenos hábitos!

Clickea aquí para conocer más acerca de su trabajo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?