Dejó todo para escalar el Himalaya: así celebró la mendocina en la cumbre del Manaslu

Dejó todo para escalar el Himalaya: así celebró la mendocina en la cumbre del Manaslu

Laura Horta no conoce los límites. O sí, pero -paradójicamente- no la limitan sino que la desafían a ir más allá. Dejó todo para hacer cumbre en el Himalaya y, después de múltiples inconvenientes, la mendocina a la que MDZ acompañó en su desafío más alto -literal- hizo cumbre en el Manaslu.

Florencia Rodríguez Petersen

Florencia Rodríguez Petersen

fpetersen@mdzol.com

Dejar la comodidad y tener frío eran los dos miedos que tenía Laura Horta (53) hace poco más de un mes cuando partió desde Mendoza con el objetivo de hacer cumbre en el Himalaya. Hace algo más de 10 años ni siquiera ella, madre de tres y docente universitaria, podría haber imaginado a dónde la llevarían las zapatillas que un día se puso para salir a correr con el "simple" fin de hacer algo por ella misma en las dos horas que le quedaban libres. 

Hoy, luego de muchas adversidades, logró una meta que pocos alcanzan: hizo cumbre en el Manaslu, en Nepal. Apenas dos días antes de alcanzar la meta compartía sus emociones desde la base. "Hoy fue un día muy fuerte, porque conocimos el plan del #summitpush . Una mezcla de angustia, temor, ansiedad, incertidumbre, dudas, nervios y quietud alteró mi respiración, a tal punto que la inseguridad me ganó", confesaba.

Pero también reveló de dónde sacó fuerzas para enfrentar este demandante tramo del desafío: "Recibí mensajes con palabras preciosas, para que la angustia no se adueñara de mí, para que transformara mi respiración en caricia para los pulmones, para que me amara, para valorarme y aprovechara este tiempo para recibir una 'asistencia' perfecta a lo que necesitaba. Dejar que fluya como deba ser y hasta lograr animar a quienes estaban a mi lado. Deseos hermosos y apariciones inesperadas junto a consejos bien intencionados hicieron que pudiera transformar todas esas angustias en el plan perfecto para fortalecerme, para sentir disfrute y confianza".

Laura Horta tuvo que cambiar de plan una y otra vez. Esta era su última chance para hacer cumbre. Partió muy temprano, desde el Campo 3 y no desde el 4 que suele ser el punto de partida para este pico. La razón es que había riesgos de avalancha y tanto ella como sus sherpas consideraron que su estado físico le permitiría asumir el desafío. Esta mañana, poco antes del mediodía (11:45 en Nepal, 2:45 en Argentina), plantó bandera a 8.163 metros. La acompañaban dos sherpas con gran experiencia en el Himalaya

Empezó a soñar con esta cumbre luego de escalar el Aconcagua. Pasaron apenas 8 años desde aquella travesía en la que aprendió que para lograr las metas "no hace falta dinero, sólo la cabeza y ser feliz". En esa expedición sus compañeros, con muchos más recursos que ella, le regalaban chocolates. 

Tras esa conquista, Laura comenzó a preguntarse: "¿Por qué no un 8 mil?". Y tras indagar sobre diversos ascensos, decidió escalar el Manaslu -montaña de los espíritus-, la octava montaña más alta del mundo, con 8.163 metros de altura. Este pico se encuentra en el macizo Mansiri Himal, parte del Himalaya en la zona centroccidental de Nepal.

Tras alcanzar la cumbre del Manaslu, que significó un esfuerzo muy fuerte, la mendocina comenzó el descenso. Le costó trabajo llegar al Campo 4 y luego logró bajar al Campo 3, a 6.800MSNM, donde está reponiendo fuerzas e hidratándose para continuar el descenso. En pocas horas, cuando comience a aclarar en Nepal, Laura Horta continuará su camino que incluye paredes que deberá rapelar con su mayor meta en el horizonte: el hogar. 

Desde MDZ nos comprometimos con su causa y decidimos acompañar su desafío. Es una mendocina decidid, con una identidad fuerte y una personalidad poderosa, una mujer dispuesta a superar los límites, dando lo mejor de sí. Sabemos de qué se trata eso y estamos orgullosos de llevar nuestra bandera a la cima con ella.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?