Es mujer, la primera en arbitrar en un Mundial y fue terminante con las críticas

Es mujer, la primera en arbitrar en un Mundial y fue terminante con las críticas

A los 38 años, será la primera mujer en arbitrar en una copa del mundo. Su debut será esta tarde en el partido entre Alemania y Costa Rica. Habituada a ser punta de lanza en un espacio que durante años estuvo reservado al universo masculino sentó postura respecto a las críticas por su accionar.

MDZ Femme

MDZ Femme

A los 38 años, Stephanie Frappart reconoce que su vocación vino acompañada por una bandera que lleva aun sin querer: "ser la primera". En mayo de este año se convirtió en la primera mujer que arbitró una final de la Copa de Francia. Y esta tarde será la primera en dirigir un partido de la copa del mundo: Alemania contra Japón, un partido clave en el grupo E. 

Es la única mujer en la selección de árbitros del Mundial de Qatar 2022. Y, una vez más, será pionera en este metier. Ya vivió esta situación en 2009, al ser la primera en arbitrar un partido de la Liga 1, y en 2020 cuando arbitró la final de la Champions League. "No era mi vocación principal llevar este estandarte de 'pionera'", confesó hace meses en una entrevista con Marie Claire y reconoció que esta bandera "ahora es parte de mi equipaje y lo que llevo fuera del campo".

Para Frappart, es muy importante poder transmitir su experiencia a las nuevas generaciones. "crecemos en relación a los consejos que nos dan cuando somos jóvenes. Yo evolucioné gracias a gente que me acompañó en el arbitraje". Está a cargo de la formación de árbitras en la federación y asegura que su objetivo es "compartir mis habilidades con ellas y ayudarlas en su desarrollo". 

En esa misma entrevista le preguntaron si ser mujer impactaba en algo y Stéphanie fue contundente en su respuesta: "Puede cambiar algunos comportamientos. El inconformismo existe y siempre existirá porque los jugadores son competidores. Después pienso en la virulencia de las palabras o en el acercamiento físico, ahí hay menos presión"

"Soy cuestionada en los partidos, en los medios, pero tengo la impresión de que por parte de los jugadores o de los entrenadores hay un poco más de mesura", aclaró Frappart, primera mujer en arbitrar un partido del mundial. Y agregó: "Puede haber más confrontación con algunos de mis compañeros. Después, no sé cómo abordan estas situaciones. Todos usan su propia personalidad para manejar un partido".

Consciente de que los arbitrajes suelen ser muy criticados, Stéphanie Frappart prefiere cuidarse de antemano. "No tengo ninguna cuenta en las redes sociales y, para ser honesta, soy muy distante de estos comentarios", sentencia y sigue: "Ciertamente he visto reseñas antes, pero no les presto atención. Respecto a lo que se puede decir en los medios, tampoco lo sigo demasiado. Suelo quedarme con todo lo relacionado con la parte técnica de la evaluación. Sabemos que el árbitro tiene una función muy criticada. Tomamos muchas buenas decisiones, pero generalmente solo recordamos aquellas que 'hacemos mal'", declara. 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?