Tres Malbec argentinos de lujo que cautivaron a los críticos más exigentes

Tres Malbec argentinos de lujo que cautivaron a los críticos más exigentes

Hay grandes vinos, que cuentan grandes historias. MDZ participó en exclusiva con un selecto grupo de la degustación de Achaval Ferrer Fincas, cosecha 2016: ejemplares con la particularidad de transmitir un mensaje proveniente directamente de la tierra.

MDZ Divinos

MDZ Divinos

Luego de cinco años de recibir cuidados extremos, habiendo estado bajo el absoluto resguardo de la luz y en condiciones óptimas de temperatura, Achaval Ferrer compartió con un selecto grupo de periodistas una degustación de sus más preciados tesoros: una nueva añada de Achaval Ferrer Fincas, la cosecha 2016.

Tres vinos increíbles.

Achaval Ferrer Finca Mirador, plantada en 1921
Achaval Ferrer Finca Bella Vista, plantada 1910
Achaval Ferrer Finca Altamira, plantada en 1950

Guardiana de un legado y custodia de viñedos centenarios, Achaval Ferrer es la bodega mendocina que sabe interpretar el mensaje de la tierra y que comprende la sabiduría que solo el paso del tiempo puede otorgar.

Su enólogo Gustavo Rearte, cómplice de sus viñas y en armonía con el fruto de ellas, menciona: “Cuando elaboramos grandes ejemplares, el tiempo cumple un rol fundamental, porque los viñedos añosos tienen sus recuerdos, solo hay que saber escucharlos para obtener lo mejor de ellos…” y, para explicar el tiempo de estiba menciona: “Los vinos más prestigiosos de Europa son aquellos que las bodegas comparten con el mundo luego de haber permanecido algunos años en sus botellas, porque para que esas selectas riquezas nos brinden vinos memorables, el tiempo de estiba en botella una vez terminada la crianza en barricas es considerado un factor clave para elaborar vinos de clase mundial”.

Gustavo Rearte, el enólogo de Achaval Ferrer.

Una vez más, Achaval Ferrer sorprende con tres grandes Malbec, enigmáticos, de personalidades muy particulares que ya han logrado cautivar a los paladares más críticos y exigentes obteniendo grandes importantes menciones internacionales:

Achaval Ferrer Finca Mirador (1921): este vino cuyo viñedo está cumpliendo 100 años de experiencia, es untuoso y bien estructurado, tiene una marcada presencia de frutas negras, grafito y especias, que seguirá complejizándose con el paso del tiempo.

Achaval Ferrer Finca Bella Vista (1910): producto de un viñedo con más de 110 años, este vino se distingue por su elegancia. Es expresivo y floral, con taninos aterciopelados, y un final que continuará por siempre en el recuerdo.

Achaval Ferrer Finca Altamira, (1950): un Malbec desafiante, plantado a las orillas del río Tunuyán, presenta notas minerales y una marcada acidez que le dan a este vino una identidad única.

La cosecha 2016

Este año de cosecha fue muy especial y será recordada por todos como una cosecha de grandes desafíos. La mayoría de ellos relacionados con las condiciones climáticas, dado que se trató de una temporada particularmente cargada de días más frescos y húmedos de lo habitual. Fue el final de un ciclo meteorológico de tres años - 2014 - 2015 - 2016 - que se dio con grandes diferencias respecto a los parámetros históricos de Mendoza.

Se podría decir que los años anteriores a la cosecha 2016 fueron los que permitieron obtener un acelerado aprendizaje y ayudaron a sortear las dificultades que tuvimos que enfrentar en este último año.

Como factor común, en todos nuestros viñedos durante el verano de 2016 prácticamente no se regó antes de la vendimia y se trabajó el suelo para mejorar el drenaje. Trabajamos de ese modo, hasta los primeros días de marzo y de esa forma pudimos mantener nuestros estándares de calidad en el viñedo.

El momento de la cosecha se decidió cuando la madurez y la expresión de la fruta alcanzaron su punto máximo.

Los niveles de acidez para ese año fueron particularmente altos y como consecuencia tenemos vinos donde la frescura y la expresión frutal se destacan.

Podemos decir que 2016 será un muy buen año para los vinos de Achaval Ferrer. Pudimos poner en práctica las herramientas necesarias para evitar los efectos de la humedad adicional y nos beneficiamos con el clima más fresco y la maduración más armoniosa en nuestras uvas.

No todos los años son iguales. Siempre tendremos desafíos y variaciones, pero la experiencia en un entorno en constante cambio nos brinda un entendimiento profundo que nos permite respetar nuestra filosofía enológica de mínima intervención en el objetivo indiscutible de la búsqueda de la perfección.

¿Y el precio?

El valor sugerido es de $11.000 cada ejemplar.
Está disponible en la tienda online de Achaval Ferrer así como en las principales vinotecas y restaurantes de todo el país a partir del 31 de mayo 2021.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?