Vinos veganos: una bodega argentina certificó todos sus productos

Vinos veganos: una bodega argentina certificó todos sus productos

La certificación de productos veganos de LIAF control tiene el fin de hacer una diferenciación entre aquellos alimentos y cosméticos que tienen origen animal en alguno de sus componentes, de los que están elaborados con materias primas, aditivos y coadyuvantes que no.

MDZ Divinos

MDZ Divinos

Bodega Doña Paula anunció una novedad importante que tiene que ver con certificaciones que posicionan en el mundo a las empresas del rubro de las bebidas y la alimentación: obtuvo la certificación vegana que otorga el organismo de inspección y certificación LIAF Control, para todas sus líneas de vinos en Argentina y para el resto de sus etiquetas que se comercializan en el mundo.

A través de la mencionada certificación, LIAF Control se encarga de evaluar el origen de las materias primas, aditivos y coadyuvantes utilizados en la elaboración de los vinos para verificar que los mismos no provengan de origen animal o derivados de animales.

En este sentido, Martín Kaiser, Viticultor de Bodega Doña Paula, comenta: “Las proteínas de origen animal son reemplazadas en los vinos veganos por arcillas como la bentonita o placas de celulosa, que cumplen con la misma misión de filtrar los vinos”, y agrega: “No usamos animales para trabajar la tierra ni en ninguna otra etapa de la producción del vino”.

Martín Kaiser.

A partir de este certificado, la bodega podrá exhibir los sellos en sus etiquetas para que el consumidor pueda identificar un vino vegano certificado de otro que no lo es, como así también, garantizar una compra segura de vinos veganos.

"Tenemos una filosofía que no se discute: elabor vinos con un criterio de sustentabilidad a través de un modelo de gestión que promueve el respeto por las personas, la comunidad y el medio ambiente y destaca su cumplimiento con los procesos de elaboración de todas sus líneas bajo las estrictas normas establecidas por el organismo", explican desde la casa vinícola.

Un dato a resaltar, es que para la elaboración de vinos veganos, no implica ningún cambio respecto de la elaboración tradicional, salvo el no uso de insumos de origen animal y por lo tanto, no hay ningún cambio a nivel organoléptico en los vinos, esto garantiza el respeto por el terroir.

“Existe a nivel mundial una demanda creciente de vinos cuyos procesos productivos son conscientes con respecto al planeta y a la explotación animal en la que todos los vinos se encuentran certificados”, indica Kaiser.

Los vinos de Bodega Doña Paula son elaborados con uvas provenientes de viñedos propios ubicados en Luján de Cuyo y Valle de Uco, una de las regiones más altas del mundo, que cuenta con clima seco y con lluvias esporádicas durante el año.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?