Vermú: las mejores recetas para que prepares ese aperitivo que vuelve o nunca se va

Vermú: las mejores recetas para que prepares ese aperitivo que vuelve o nunca se va

Quizá se puede pensar que es una bebida que pertenece a otro lugar u otro tiempo, pero hay que decir que tuvo su auge en la Argentina. Puede ser aperitivo o digestivo, y resulta una interesante forma de probar algo diferente. Hoy regresó con más fuerza que nunca.

Federico Lancia

Para sus orígenes nos tenemos que remontar a la Antigua Grecia, más de 400 años A.C., cuando a Hipócrates se le ocurrió combinar vino con ajenjo. Años más tarde, los romanos tomaron la bebida y la difundieron. 

La denominación nace en Alemania (Vermouth), la populariza Italia (Vermut) y se arraiga en nuestro país gracias a los inmigrantes italianos, teniendo gran presencia por estas tierras, donde se lo conoce como Vermú.

Básicamente, la gran revolución de las marcas que dominan el mercado nacional están centradas en el momento previo a una comida: el aperitivo. Pero no podemos obviar, la revolución del fernet en el país, ya que este digestivo también se encuentra dentro de la categoría. 

A grandes rasgos y para no entrar en precisiones confusas, existen dos tipos: Bianco y Rosso. Si Blanco y Rojo. Lo que realmente distingue a esta receta son la combinación sus variados ingredientes (sobre todo aromáticos) que le dan una personalidad única a cada etiqueta. 

Un vermú de calidad se hace a base de vino y se combina con la maceración de hierbas y especias en alcohol. Se puede guardar en barricas de roble, darle añejamiento y complejidad.

Otro punto que los separa de los vinos tranquilos es su grado alcohólico. Son bebidas con un poco más de graduación que los vinos y por eso en las barras resultan otra opción ideal para momentos de relax.

Los clásicos y sus recetas 

Para disfrutarlo de la manera auténtica, la fórmula es muy simple. En un vaso corto, agregamos hielo, cubrimos con Vermú y completamos con soda (de sifón preferentemente) ya que hace liberar todos los aromas de la bebida. Se puede completar con alguna rodaja de cítricos. Pero existen famosos clásicos alrededor del mundo, que en su composición llevan al Vermut. Veamos:

Negroni

Este cóctel de origen italiano es uno de los combinados más famosos del mundo que fue inventado en 1919 por el Conde Negroni, al añadir a su Americano un toque de ginebra en lugar de soda.

Se prepara en el mismo vaso con cubitos de hielo, nunca picado ni molido, ya que no debe aguarse. Las bebidas deben estar frías previamente y lleva tres partes iguales de Vermú Rojo, Campari y Gin. Se le puede agregar unas gotas de limón para potenciar el sabor.

Manhattan

Este clásico cóctel es a base de whisky y vermut rojo, y suele tomarse como aperitivo. Según la Asociación Internacional de Bartenders, el trago se prepara con: 5 cl. de Whisky, 2 cl. de Vermú Rojo y 1 chorrito de Angostura.

Los ingredientes se agregan en un vaso coctelero lleno de hielo y debe mezclarse muy bien. Se sirve sin hielo en una copa martini fría, adornado con una guinda al marrasquino.

Dry Martini

Es uno de los cócteles más conocidos del mundo y está hecho con ginebra y un chorro de vermut. Se suele servir en una copa cocktail y se adorna con una aceituna cruzada. Tiene numerosas variantes, la más conocida con Vodka. 

Lleva 5.5 cl. de Ginebra (o Vodka) y 1.5 cl. de vermut seco y se añaden en un vaso de mezcla con cubos de hielo, y debe removerse bien. Se sirve sin hielo, en una copa de cóctel enfriada, exprimiendo el aceite de la piel de un limón o adornado con una aceituna cruzada.

Modas que van y que vienen

En productos de consumo, las tendencias son inherentes a la lógica en la que se mueven y responden a diversos factores que inciden en el medio donde se producen. El Vermu no escapa a esto, ya que ha sido parte de la tradición de consumo en la Argentina y se podría decir que está en el “ADN”.

Por eso, siempre están dadas las condiciones para que la tendencia se transforme en realidad. De hecho, hay marcas importantes internacionales que se encuentran en el país desde hace años porque hay un segmento de consumidores que sigue demandando este clásico nacional.

Ahora bien, las generaciones se van renovando y con ello las propuestas. Por eso de a poco vamos viendo que bodegas, productores independientes y emprendedores apuestan a la bebida. Hay nuevos productos, nuevas ideas y nuevos lugares para encontrarles una cara actual a un clásico que siempre vuelve... o nunca se va.
 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?