Los rituales y supersticiones de Navidad que hay que saber a la hora de brindar

Los rituales y supersticiones de Navidad que hay que saber a la hora de brindar

En todas las épocas la gente hace cosas locas, raras o muy particulares para procurarse buena suerte en las fiestas de Navidad y Año Nuevo. Aquí te contamos algunas supersticiones que tienen que ver con el vino y el momento del brindis.

MDZ Divinos

MDZ Divinos

Llegó la Navidad, y a pesar de que el 2020 ha sido un año difícil, y que muchos no festejan el origen religioso de la celebración, siempre es un momento de reunión, de buena energía y de lindos deseos para compartir. 

Se trata de una época del año además en la que muchos deciden cumplir ciertos ritos o consignas para, justamente, limpiar malas ondas o para procurarse energía positiva para lo que viene. Hay alrededor del vino y de la manera de brindar muchísimas supersticiones y diferentes rituales que vienen del pasado y de los lugares más insólitos.

A la hora de hablar de supersticiones, las más practicadas y conocidas son, por ejemplo, la prohibición de pasar por debajo de una escalera a menos de que se quiera conseguir una mala racha en la vida, o la de que romper un espejo significa siete años de mala suerte. Todas ellas tienen historias que se remontan a épocas muy antiguas. Pero hay algunas que están relacionadas específicamente con el momento del brindis y con el vino.

Ritos , mitos y "magias" alrededor del vino en estas fechas

Antes de hablar del momento propio del brindis, un tip que viene desde España: hay una vieja superstición según la cual, es de mal agüero soñar con uva negra; porque dicen que hacerlo trae lágrimas.

A la hora de servir el vino, antiguamente se aseguraba que no debía tomarse la botella o vasija con la mano izquierda; porque esto traía mala suerte. Siempre las señales realizadas con la mano izquierda eran identificadas con la traición y una falta de respeto hacia quien lo recibía.

Se dice también que es de muy mal augurio si, luego de descorchar una botella de vino, no se echa "un chorrito" o unas gotas al suelo. Esto puede ser castigado con la persecución de los espíritus; pues la razón de tirar al suelo las primeras gotas, no es otra que la de ofrecérselas a los muertos antes que a los vivos. "¡Pobre del que no lo haga!", dicen algunos.

Las creencias peculiares que acompañan al vino y al brindis no se limitan a épocas de antaño; pues hay muchos que hoy en día dicen que no se debe levantar la mano izquierda en el momento del brindis si se quiere evadir la mala suerte. Los más supersticiosos deberán acompañar este momento de celebración con tres saltos sobre el pie derecho y estrenando copas cada año.

Y el que quiera asegurarse un más que feliz año nuevo, y tiene dinero o copas de más, puede incluso brindar primero con las copas de vino del año anterior, arrojarlas y romperlas después contra el suelo, para terminar con un nuevo brindis, esta vez, en copas recién compradas. Todo un larguísimo y algo escandaloso ritual no apto para amantes del orden y de la limpieza. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?