Legumbres de conserva vs crudas: diferencias y características

Legumbres de conserva vs crudas: diferencias y características

Lentejas, arvejas y garbanzos son algunas de las legumbres más consumidas.

Food Lovers

Ya compartimos una guía de legumbres para saber cuáles son las mejores y cómo incorporarlas en la alimentación. En esta ocasión, se profundiza en las diferencias y en las características que presentan las que son de conserva y las crudas.

Legumbres de conserva vs. crudas: las principales claves

Una de las mayores características de las legumbres de conserva es la practicidad que ofrecen a la hora de cocinar. Al ya estar cocidas, no hace falta tener que ponerlas en remojo durante largas horas y permiten preparar una comida sana y nutritiva en apenas pocos minutos.

Al mismo tiempo, su carácter industrial hace que estén más accesibles y que sean más fáciles de conseguir. No obstante, muchas veces se tejen interrogantes en torno a las mismas, sobre todo en relación a sus propiedades y a qué tan saludables son en comparación con las legumbres crudas.

Muchos se cuestionan si las legumbres de conserva tienen menos propiedades nutritivas que las crudas. Al mismo tiempo, pensando en los aditivos que presentan las primeras, también emerge la pregunta de si su consumo puede resultar perjudicial para la salud.

La buena noticia es que ambas preguntas tienen respuestas favorables y no hay riesgos para los consumidores. 

Todo lo que hay que saber acerca de las legumbres crudas y las de conserva

Las legumbres crudas son la mejor opción que se puede elegir, tanto por sabor como por propiedades nutritivas y ausencia de aditivos.

Sin embargo, esto no significa que las de conserva tengan que ser dejadas de lado. Por lo contrario, las mismas se presentan como opción que está casi a la par que las frescas.

Tal como indica Mundo Deportivo, la principal diferencia está en que las de conserva presentan ácido etilendiaminotetraacético (EDTA), que es un aditivo que se utiliza para evitar la oxidación y mantener el color de las legumbres.

En este caso, la dosis máxima que se puede encontrar en una lata de legumbres se encuentra dentro del marco de lo permitido en cuanto a ingesta diaria. Para ser más específicos, se afirma que:

“La dosis de exposición es de 0,2 mg/kg peso corporal/día en niños y 0,06 mg/kg peso corporal/día en adultos (0,2 mg/kg peso corporal/día mg/día en adultos de mayor consumo), mientras que la ingesta diaria admisible está en torno a 2 mg/kg peso corporal/día”.

Por otro lado, en relación al valor nutricional de las de conserva, la Fundación Española de la Nutrición (FEN) y la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) sostienen que las propiedades de éstas son prácticamente iguales a las que presentan las legumbres crudas.

La única diferencia está en que las primeras pueden contener sal.

Este contenido se publica solo con fines informativos y no puede sustituir la labor de un profesional. Le recomendamos que consulte con su Nutricionista de confianza.

Para dudas, sugerencias de nuevos temas de cocina y comentarios, te invitamos a escribirnos a contacto@mdzol.com y responderemos a la brevedad.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?