Cáscaras de naranja confitadas: un snack dulce y saludable para no desperdiciar

Cáscaras de naranja confitadas: un snack dulce y saludable para no desperdiciar

Es uno de los postres más fáciles de hacer.

Food Lovers

Para los amantes de los snacks dulces y de las golosinas, a continuación compartimos la receta y todo lo que hay que saber para preparar unas deliciosas cáscaras de naranja confitadas.

Además del sabor exquisito que se obtiene, este plato cuenta con varios beneficios. En primer lugar, ofrece la posibilidad de que no se desperdicie absolutamente nada de una naranja.

Por otro lado, los ingredientes que se necesitan son tan pocos y tan fáciles de conseguir que hacen de estos snacks una opción muy económica.

Como si fuese poco, el proceso de elaboración es tan rápido como sencillo y el resultado obtenido es de lo más versátil. ¿Qué quiere decir esto? Que las cáscaras de naranja confitadas se pueden usar para decorar distintos postres como budines y bizcochuelos, o bien para comer solas a modo de bocadillo.

Fuente: pequerecetas.com

Cáscaras de naranja confitadas: ¿qué se necesita y cómo se hacen?

Ingredientes. Resulta increíble, pero para hacer esta delicia solo se requiere de:

  • 4 naranjas.
  • 400 gr. de azúcar.
  • 400 ml. de agua.
  • 1 pizca de sal.


Elaboración. Ante todo, lo primero que hay que hacer es lavar muy bien las naranjas y pelarlas de tal forma que su cáscara quede lo más entera posible para que se pueda cortar en tiras parejas.

Para esto, lo recomendable es hacer dos cortes en los extremos de cada naranja y luego unos 4 cortes que vayan de extremo a extremo. Hecho esto, retirar la cáscara con cuidado y cortar las tiras que sean necesarias. El grosor de las mismas queda a consideración personal.

A continuación, hay que poner las cáscaras en una olla con abundante agua, agregar una pizca de sal y llevar al fuego hasta que hierva. Logrado este punto, retirar con rapidez.

Una vez hecho eso, hay que enjuagar cada una de las tiras con abundante agua caliente y luego repetir el proceso, es decir, volver a colocar en una olla con agua y dejar que hierva.

El secreto de esto consiste en que ahora no se agrega sal y con esto se logra quitar el típico toque amargo que tienen las cáscaras de las naranjas. Volver a retirar del fuego, a lavar con agua caliente y prepararse para el último tramo del proceso.

Ahora sí, lo que hay que hacer es poner en una olla la cantidad de agua mencionada (400 ml), el total del azúcar y todas las tiras de cáscaras de naranja. Llevar al fuego y dejar que se cocine durante al menos una hora.

Gracias a esto, la cáscara de naranja se volverá un tanto transparente y también se formará un almíbar que las cristalizará.

¡Listo! Las cáscaras de naranja confitadas ya están preparadas y a punto para disfrutar. Para servirlas hay que cubrirlas con azúcar y también se puede agregar un poco de chocolate.

Para dudas, sugerencias de nuevos temas de cocina y comentarios, te invitamos a escribirnos a contacto@mdzol.com y responderemos a la brevedad.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?