Máxima de los Países bajos se tomó la selfie más preciada

Máxima de los Países bajos se tomó la selfie más preciada

La visita de la reina holandesa a un hospital oncológico llenó los corazones de todos los pacientes y el personal de la institución. En esta nota te contamos más detalles.

MDZ Estilo

MDZ Estilo

Máxima de los Países Bajos llevó su sonrisa y alegría tan característica a los niños ingresados en un hospital oncológico. No solo los animó con su simpatía tan habitual, sino que hasta se sacó una selfie con uno de ellos.  

Máxima de los Países Bajos derrocha simpatía a donde vaya

Tras su inolvidable gira por el Caribe Holandés, los reyes de los Países Bajos siguieron con su agenda a pleno rendimiento. La reina Máxima de los Países Bajos volvió a transmitir su alegría a los más vulnerables: esta vez a niños enfermos de cáncer.

En un centro oncológico pediátrico especializado, uno de los pequeños pacientes vivió uno de los momentos más alegres de su día entre tanto sufrimiento: la reina no dudó en regalarle una selfie que inmortalizó en su teléfono móvil.

La selfie que inmortalizó la visita de la reina Máxima al centro princesa Máxima de Oncología Infantil de Utrech. FUENTE: Instagram @koninklijkhuis 

Una de las visitas más emotivas de la reina Máxima

El centro princesa Máxima de Oncología Infantil de Utrech existe desde hace cinco años y todos los niños con cáncer de Países Bajos han sido trasladados allí para su cuidado. La institución también se dedica a la investigación.

Además de conocer la innovación y la internacionalización de este hospital, hablar con los oncólogos y las enfermeras, Máxima de los Países Bajos pudo conversar con los padres de los niños que han sido tratados en un estudio internacional de leucemia linfática aguda, a los que se le añadió una terapia inmune específica al protocolo de tratamiento. 

La reina Máxima aprovechó para hablar con los padres de los niños ingresados en el centro princesa Máxima de Oncología Infantil de Utrech. FUENTE: HOLA

Máxima siempre acorde a las circunstancias

Para la visita al centro oncológico, la reina eligió el color camel y se deshizo en atenciones, juegos, saludos y abrazos hacia los niños que estaban ingresados. Les dio la mano, firmó autógrafos y se hizo selfies que quedaron inmortalizadas para siempre en el corazón, la mente y los teléfonos móviles de los niños presentes.

La reina Máxima regaló sonrisas y alergia a los enfermos del centro princesa Máxima de Oncología Infantil de Utrech. FUENTE: Instagram @koninklijkhuis

El próximo 5 de junio se cumplen 5 años de la puesta en marcha de este hospital que precisamente inauguró la reina Máxima y que ha acogido a enfermos de toda Europa. El año pasado un total de 63 niños fueron atendidos gracias al papel de las asociaciones internacionales.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?