Tres pueblos antiguos escondidos en España para visitar un fin de semana

Tres pueblos antiguos escondidos en España para visitar un fin de semana

No todo es Madrid y Barcelona... A continuación, vamos a descubrir tres hermosos pueblos escondidos a lo largo de España que valen la pena conocer.

MDZ Estilo

MDZ Estilo

España es un país que enamora por su gente, arquitectura y gastronomía. Hay ciertos destinos que todos agregan a sus listas de viaje, como Barcelona, Madrid y Sevilla, pero si tú eres una de esas personas a las que le gusta explorar y descubrir encantadores lugares, entonces tienes que adentrarte en el país y animarte a conocer pequeños pueblos escondidos

3 pueblos fuera del radar en España

1. Alcalá del Júcar

Ubicado en la provincia de Albacete, Alcalá del Júcar es un pequeño pueblo escondido del que poco se habla. Su ubicación privilegiada hizo que desde tiempos antiguos se convirtiera en un lugar estratégico para instalar asentamientos. 

Es un pueblo acogedor con un castillo en la cima de una enorme roca que posee encantadoras casas blancas construidas sobre la misma y un puente romano que cruza el río que pasa por debajo, todo rodeado de campos fértiles y una vista magnífica. A pesar de ser muy pequeño, ofrece muchas cosas para recorrer y disfrutar, lo que lo convierte en un gran destino.

El pueblo español de Alcalá del Júcar. 

2. Calella de Palafrugell

Calella de Palafrugell es un pueblo de pescadores asentado sobre una costa rocosa que se encuentra en la provincia de Gerona, a unos 120 kilómetros de Barcelona. Es un pueblo encantador que en el primer segundo atrapa el corazón de todos los que lo visitan. 

Las casas blancas que adornan el paisaje y las calles empedradas que van recorriendo todo el sitio, junto con las hermosas calas y bahías, hacen de este destino el lugar ideal para relajarse y animarse a descubrir lugares escondidos que no se encuentran dentro de las guías turísticas.

Calella de Palafrugell se destaca por sus calas y bahías.

3. Oñate

Oñate, ubicado en la provincia de Guipúzcoa, es una verdadera joya escondida. Este destino, que se encuentra a unos 75 km de Bilbao, es un pequeño pueblo medieval inundado de edificios góticos, renacentistas y barrocos.Hay muchos parajes dentro de esta locación para visitar por su riqueza, como la Universidad de Sancti Spiritus, el hospicio de Bidaurreta y el Santuario de Nuestra Señora de Arantzazu.

Visitar Oñate es como viajar en el tiempo.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?