Dónde viven Guillermo y Máxima de los Países Bajos

Dónde viven Guillermo y Máxima de los Países Bajos

Guillermo y Máxima de los Países Bajos restauraron el palacio donde viven en 2014 y les valió una gran crítica de los neerlandeses. Se encuentra en La Haya y mide unos 110 metros de longitud.

MDZ Estilo

MDZ Estilo

Máxima de los Países Bajos y su esposo, el rey Guillermo Alejandro, se casaron en 2002 y a los pocos días se mudaron a Villa Eikenhorst, una casa dentro de la finca real Landgoed De Horsten donde se criaron sus hijas. Pero cuando se convirtieron en reyes, en 2013, se mudaron al palacio Huis ten Bosch, residencia oficial del monarca en turno.

El palacio es una de las cuatros residencias oficiales de la familia real neerlandesa, ubicada en La Haya y hogar del rey. Esto generalmente se confunde con el palacio Noordeinde, donde también pasa mucho tiempo Guillermo Alejandro, pero simplemente porque es su lugar de trabajo.   

Guillermo de los Países Bajos y Máxima en Austria. Fuente: Instagram @koninklijkhuis.

 

¿Cómo es el palacio Huis ten Bosch?

La construcción de Huis ten Bosch comenzó el 2 de septiembre de 1645 bajo la dirección de Bartholomeus Drijffhout y ordenado por la reina Isabel de Bohemia, quien en ese entonces se encontraba exiliada junto con su marido, Federico V. En un principio era únicamente el lugar de veraneo de los reyes y quien lo utilizaba todos los años era Federico Enrique de Orange Nassau.

Fue durante el reinado de Guillermo I cuando el palacio Huis ten Bosch se convirtió en residencia oficial del monarca de los Países Bajos y pasó a ser el hogar preferido de todos. Allí se resguardó la reina Guillermina durante la Primera Guerra Mundial y los nazis quisieron bombardearlo en la Segunda Guerra Mundial lo cual no lograron, pero sí sufrió daños.

Su estilo es una arquitectura barroca y tiene una longitud aproximada de poco más de 110 metros. El palacio Huis ten Bosch fue restaurado en 1956 y nuevamente en el 2014 cuando Máxima de los Países Bajos se dio cuenta que tenía varías cosas que lo hacían inhabitable como humedad, muebles antiguos y una estética poco acogedora.

El palacio estuvo en reforma durante cuatro años y costó más de $63 millones de euros, lo cual generó un gran enojo entre los neerlandeses. Cabe destacar que al ser un patrimonio nacional, ninguna parte del palacio se puede demoler por su valor histórico y artístico, pero sí logró redecorar y restaurarlo.

El vestíbulo suele ser donde los reyes posan junto a sus invitados y Máxima de los Países Bajos cambió todo por iluminación LED para que sea más eficiente y sostenible. También reformó el Salón de ADN, el Salón Azul, el despacho del rey, su propio despacho para trabajar y la biblioteca, y ahora todo el lugar quedó perfecto para que vivan allí junto a sus hijas Amalia, Alexia y Ariane.

¿Qué harías si vivieses en un palacio real como el de Máxima de los Países Bajos?

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?