El motivo por el que Carolina de Mónaco estuvo calva en los 90

El motivo por el que Carolina de Mónaco estuvo calva en los 90

Carolina de Mónaco tiene 65 años y pasó por muchas tragedias que marcaron su vida para siempre. Hoy se centra en disfrutar de sus nietos y sus cuatro hijos.

MDZ Estilo

MDZ Estilo

Carolina de Mónaco es conocida como la princesa más elegante del mundo y de la mano de Chanel ha lucido los looks más sofisticados. Sin embargo, para la royal no todo fue moda y felicidad, y en los años 90 sufrió una crisis nerviosa que la dejó calva, un momento de su vida el cual prefiere no recordar.

Los Windsor son popularmente conocido por tener en su historia en una gran cantidad de tragedias como la abdicación al trono de Eduardo VIII, la muerte de Lady Di, las acusaciones de pedofilia del príncipe Andrés y la salida del príncipe Harry. Sin embargo, los Grimaldi también tienen su pasado el cual marcó para toda la vida a Carolina de Mónaco.

Las tragedias que dejaron calva a Carolina de Mónaco 

Raniero III y Grace Kelly dieron la bienvenida a su primogénita, Carolina de Mónaco, el 23 de enero de 1957 en una sala del Palacio Principesco. Desde niña se notó que heredó la belleza de su madre, la actriz estadounidense ganadora de un Oscar, y su buen gusto por la moda.

Madre e hija siempre fueron muy cercanas, por lo que la repentina muerte de Grace Kelly fue un golpe muy duro. La princesa consorte perdió la vida en 1982 cuando regresaba a Mónaco desde su casa de campo en Roc Agel en un auto junto a su hija Estefanía, y el vehículo salió disparado en una curva de la carretera.

En ese entonces, Carolina de Mónaco tenía 25 años y no solo tuvo que hacer el duelo por su madre sino que por ser la mayor de las hermanos tuvo que ocupar su rol en el Principado. Por este motivo, la royal comenzó a acompañar a su padre en todas las funciones públicas lo cual le hizo tener responsabilidades, presiones y compromisos totalmente inesperados.

Las dos muertes más trágicas en la vida de Carolina de Mónaco. Fuente: Hola.

Pero la muerte volvió a tocar a su puerta en 1990, a los 33 años, cuando el amor de su vida perdió la vida en un torneo off-shore. Carolina de Mónaco y el italiano Stefano Casirgahi eran almas gemelas y cuando se conocieron, Raniero III supo que era el mejor hombre para acompañar a su hija el resto de su vida.

La pareja se casó en 1983 y tuvieron tres hijos: Pierre, Andrea y Carlota Casiraghi. El empresario quiso revalidar su título de campeón en una competición a mar abierto, pese a que la princesa le pidió que no lo hiciera, y murió cuando su embarcación chocó contra una ola.

Carolina de Mónaco se mudó con sus hijos a Saint Rémy de Provence, donde hizo el duelo durante varios años. Pero al poco tiempo también tuvo que hacerse cargo de los escándalos de su hermano, el entonces príncipe heredero, quien tuvo muchos amoríos y en 1991 nació Jazmín Grace Rotolo, una hija que reconoció muchos años más tarde.

Todos estos acontecimientos hicieron que Carolina de Mónaco lleve una vida muy cargada y como consecuencia la princesa quedó calva del estrés. Si bien los medios franceses indicaron en ese entonces que podía deberse a alguna enfermedad, lo cierto es que nunca se confirmó que haya atravesado por problemas de salud.

Con los años pudo superar el dolor y volvió a encontrar el amor en Ernesto de Hannover, con quien se casó en 1999 y tuvieron una hija, Alejandra. La pareja se separó en 2009 y hoy Carolina de Mónaco se dedica a cuidar de sus nietos y acompañar a sus hijos en todo momento, el mayor sostén de su vida.

¿Te imaginabas los motivos que produjeron la calvicie de Carolina de Mónaco?

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?