Esta paradisíaca playa pertenece a Carlota Casiraghi

Esta paradisíaca playa pertenece a Carlota Casiraghi

Desde niña, Carlota Casiraghi pasa todos sus veranos en una isla francesa. El lugar fue conocido por su madre cuando se casó con su primer esposo.

MDZ Estilo

MDZ Estilo

La familia Grimaldi tiene exorbitantes propiedades y una de ellas se encuentra en la famosa "isla de los millonarios", donde son vecinos de Bill Gates y Víctor Manuel de Saboya. Es la mansión preferida de Carlota Casiraghi, y allí pasa todos los veranos con sus hijos Rafael Elmaleh y Baltasar Rassam.

Se trata de la Isla de Cavallo, ubicada en el mar Mediterráneo situada entre Córcega y Cerdeña, y políticamente es parte de Francia. Allí hay parcelas divididas y con el tiempo muchas celebridades compraron partes para construir paradisíacas casas de verano rodeadas de arena blanca y agua transparente.

Los Grimaldi tienen su propia playa privada y la ausencia de fotos de ellos veraneando allí tiene que ver con que la fauna de la isla es considerada reserva natural desde 1981. Por este motivo, las autoridades del archipiélago cuidan tanto al entorno como a las personas que viajan allí y solamente se puede ingresar con autorización.

¿Cuál es la relación entre los Grimaldi y la Isla de Cavallo?

En 1967, cuando Carolina de Mónaco era una niña de 10 años, el empresario de la noche Jean Castel compró la Isla y uno de sus invitados más importantes era Philip Junot, quien 11 años más tarde se casó con la Princesa tras conocerse en una fiesta de París.

Fue el empresario francés quien, cuando estaban de novios, la llevó a conocer la Isla de Cavallo y ella se enamoró completamente de sus playas. Si bien se divorciaron en 1980, Carolina de Mónaco siguió yendo al lugar junto con su segundo esposo, Stéfano Casiraghi, y sus tres hijos, Andrea, Pierre y Carlota Casiraghi.  

La Isla de Cavallo es territorio de Francia. Fuente: YouTube Simpson Travel. 

Desde entonces, los Grimaldi tienen una cita todos los veranos en el archipiélago francés el cual no tiene grandes atracciones, más bien es para descansar y relajarse en la arena. Cuenta con algunos restaurantes para comer con vista al mar, se puede hacer buceo en la reserva natural, divertirse con la moto de agua y visitar una exposición de joyas de coral.

Llegar no es difícil: están las opciones de avión o vía marítima, y solo cuenta con muy pocos hoteles para no llenar la isla de gente. Los millonarios buscan allí tranquilidad, motivo por lo que es poco probable encontrarlos caminando por la calle, más bien se quedan resguardados en sus mansiones son sus playas privadas.

¿Te imaginas tener tu propia playa privada en una isla exclusiva como Carlota Casiraghi y su familia?

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?