Cómo es la regla 60-30-10 para decorar con colores el hogar

Cómo es la regla 60-30-10 para decorar con colores el hogar

Es la nueva fórmula más utilizada por los aficionados a la decoración para combinar los colores de la casa con armonía y éxito.

Esther Cano

El color es protagonista en la decoración del hogar, y la combinación de colores, la fórmula del éxito. Aplicar diferentes tonalidades en un mismo ambiente es clave. Y el secreto de los expertos en interiorismo y aficionados a la decoración para componer los colores es la regla 60-30-10. 

Así se aplica la regla deco 60/30/10.

Es la proporción exacta y la manera infalible de armonizar y dosificar diferentes colores en un mismo espacio, sin errores y para potenciar el estilo de la decoración. La regla 60/30/10 se aplica sobre todo para una composición exacta de 3 colores, pero también es útil cuando interviene una cuarta tonalidad. En este caso, la variante de la regla es 60/30/5/5.

La regla cromática también incorpora una cuarta tonalidad: 60/30/5/5.

¿Cómo funciona y cómo aplicarla? De lo general a lo particular y de lo más chico a lo más grande, la regla 60/30/10 empieza por el color elegido para pintar las paredes hasta el tono de los muebles, los estantes, los marcos de los cuadros y los objetos de decoración, entre otros detalles a tener en cuenta.

“Esta es una regla que no falla, y vale la pena respetarla lo más que se pueda para que todo se vea armonioso”, afirma Vilma Guerrero, arquitecta creadora de la cuenta en Instagram @deco_dudas

Cómo funciona la regla de decoración 60/30/10

“Hay un color dominante que es el que tiñe  un 60 % el espacio;  en las paredes, en el cielorraso o el piso -apunta la arquitecta especialista en decoración- Puede ser neutro, para alivianar el espacio y combinarlo con otros colores”. 

 La regla para decorar según los colores garantiza armonía y estilo.

Y agrega que para la elección de este tono hay que tener en cuenta que es el color más difícil de cambiar. En la regla 60/30/10 hay un color secundario que ocupa el 30% del ambiente; puede ser sobre muebles, cortinas, incluso alfombras y almohadones.  “El color secundario puede ser tu color favorito -propone Vilma Guerrero- Y el que te guste para complementar a la tonalidad dominante y que también resultará muy destacado”. 

La regla 60/30/10 complementa colores dominantes, secundarios y un color acento para rematar.

Y sugiere que el color secundario sea una tonalidad llamativa. “Vale atreverse a colores jugados porque son más sencillos de cambiar”. Finalmente, la regla de decoración 60/30/10 propone un tercer color, llamado el color acento, que puede pintar el 10 % del espacio. Es la tonalidad que aparece y llama la atención con toques y pinceladas a través de las cuales la composición cromática se potencia y gana en dinamismo. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?