La diferencia entre un Chardonnay y un Sauvignon Blanc

La diferencia entre un Chardonnay y un Sauvignon Blanc

Muchas veces nos encontramos con estas dudas. En estas notas, vamos a empezar a darte algunos datos a tener en cuenta.

Federico Lancia

Federico Lancia

Federico Lancia

Cuando estamos frente a una botella de vino, en muchas ocasiones pueden aparecer interrogantes que por vergüenza o por cansancio no queremos averiguar. Pero, a medida que nos vamos interiorizando más en esta maravillosa bebida, sacarse las dudas comienza a ser necesario. 

Cuando hablamos de vinos blancos, dos cepas muy populares en la Argentina, son el Chardonnay y el Sauvignon Blanc. Sin lugar a dudas, la primera con mayor difusión, ya que estamos hablando de unos de los varietales más importantes a nivel mundial. Pero, el Sauvignon Blanc cada vez ha ido ganando más adeptos entre todos los consumidores. 

Tan simple como un buen queso y un buen vino.

Ambos son vinos blancos y también puede tener notas cítricas o tropicales. Y es en eso en todo lo que se parecen. Luego son bien diferentes. Cuando hablamos de Chardonnay, nos referimos a un vino blanco con más cuerpo y cierta sedosidad, mientras que el Sauvignon Blanc, es un vino más ligero, con una mejor presencia de acidez. 

Luego, todo va a depender de dónde provienen, cómo se cultivaron y luego cómo se elaboraron. Pero si tuviéramos que definirlo en términos generales, diríamos que el Chardonnay puede tener aromas y sabores a manzana, higos, melón, peras, duraznos y en general resiste la presencia de madera, que le puede aportar esos aromas a pan tostado, manteca, banana o avellana. 

En cambio, el Sauvignon Blanc, y si bien hay una gran variedad de estilos en todo el mundo, en términos generales muestra una nota herbal o verde muy característica, un aspecto mineral o salínico y siempre son refrescantes y vivaces. Aquí es menos común el uso de la madera en estos vinos, pero hay algunos casos. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?