Senderismo en Mendoza: un tesoro con una vista panorámica que pocos conocen

Senderismo en Mendoza: un tesoro con una vista panorámica que pocos conocen

La geografía mendocina regala rincones y senderos con paisajes y vistas impactantes. Para quienes disfrutan de la naturaleza y hacer largas caminatas al aire libre esta es una opción ideal.

MDZ Trip

El senderismo o trekking es una de las actividades al aire libre que más seguidores ha sumado. Es que la posibilidad de combinar la conexión con la naturaleza, el deporte, la aventura y las mejores vistas panorámicas, resulta tentadora para todos.

En Mendoza, en el Valle de Uspallata, es posible recorrer una huella que lleva hasta un tesoro natural que muy pocos han descubierto. Quienes llegan hasta esta localidad turística, ubicada al pie de la Cordillera de Los Andes, pueden acercarse hasta uno de los atractivos más maravillosos de la zona.

Tras una caminata de poco más de dos horas, se llega hasta el Cerro La Ventana. Cuenta con una altura de 2242 metros y una distancia de 9 kilómetros, al llegar a la cima del cerro se forma una pequeña grieta como una ventana. Esta es una formación rocosa con pequeñas surgentes que permite disfrutar de la paz que rodea el lugar y de una vista única del valle cordillerano y de los principales cerros característicos de la zona. 

Cerro La Ventana
Cerro La Ventana tiene una altura de 2242 metros

“Tiene una vista maravillosa, se puede observar la zona de Tambillos, el Camino del Inca y desde allí también se aprecia el cerro Aconcagua”, describe José Carmona, subsecretario de Turismo de Las Heras. Desde allí también es posible observar rocas que conforman siluetas, como una figura de un gaucho.

cerro la ventana
Desde allí es posible ver una figura rocosa que simula ser una silueta de un gaucho.

¿Cómo llegar hasta allí?

Quienes quieran llegar hasta este atractivo deben avanzar por la Ruta 52 desde el centro de Uspallata en dirección a Villavicencio. En la tranquera del cerro Tunduqueral a la izquierda, hay que hacer 1600 mts. y nace una huella hacia la derecha, desde allí comienza el sendero.

Si bien el sendero tiene una dificultad baja a media, Carmona recomienda contratar a un guía local que acompañe la travesía. "Ir acompañados de un guía que conozca el lugar y que viva en la zona hace que la experiencia sea aún más enriquecedora". 

Otra de las recomendaciones es que todo aquel que visite este y otros sitios naturales eviten dejar residuos, cortar la flora del lugar o alimentar a los animales que puedan cruzarse en el trayecto.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?