Una reconocida figura política mendocina triunfó con una particular bebida

Una reconocida figura política mendocina triunfó con una particular bebida

Se trata de una bebida de la Italia medieval cargada de leyendas mágicas, y este conocido mendocino que la rescató está ganando premios en el mundo.

Federico Lancia

Federico Lancia

Federico Lancia

Se trata de Nocino Cariatis, la bebida que hoy se elabora en distintas regiones de Italia, en cada una con características particulares, y en donde Jaime Correas, reconocido periodista y escritor mendocino ha ido perfeccionando en los últimos años, a parte de obtener premios internacionales.

Jaime Correas y su Nocino.

Sin dudas es la región de Emilia-Romaña el centro de la tradición. En las provincias de Parma y de Modena se pueden probar los más deliciosos y en varios pequeños pueblos, como Noceto o Spilamberto, donde hay además un culto centenario conservado en lo doméstico.

La historia de Cariatis se remonta veinticinco años atrás, en el siglo pasado. Un amigo regaló a los recién casados Jaime Correas y Adriana Micale una botella verde llena del nocino alumbrado por él. Con generosidad, rellenaba el envase cada vez que se les acababa. Pasaron los años y a fines de 2005 ofreció al matrimonio compartir su receta. En diciembre cosecharon las nueces verdes y prepararon juntos el alcoholato en frascos que cerraron con celo para que quedaran herméticos. Depositaron los recipientes en una esquina del jardín de los Correas Micale donde recibían luz solar y sombra. Para ese tiempo vivían en su casa junto a sus tres hijos: Paloma, Victoria y Francisco.

Llegado marzo se hizo por primera vez el segundo paso de la receta, hirviendo vino tinto con los distintos ingredientes. Así recrearon la operación mágica transformando los productos de la naturaleza en “l’elisir de San Giovanni”, según una denominación italiana del nocino. El “sciroppo” o jarabe obtenido de la cocción se dejó enfriar y se mezcló con el alcoholato resultante de la maceración en alcohol puro de las nueces verdes cascadas. Así, aquel año se alumbró la primera versión. La operación fue repetida por Jaime, con la ayuda de su familia, durante siete años. Para 2013, se decidió aumentar el volumen de la producción casera anual de los pocos litros que se venían elaborando a una más grande. La iniciativa dio como resultado un nocino que, sin perder la identidad artesanal, permitió una mayor difusión. Así nació Cariatis.

La receta, siguiendo una vieja tradición de siglos, fue modificada en ciertos pequeños detalles por los Correas Micale a partir de la experimentación. Durante los primeros años se varió el tipo de vino tinto utilizado, hasta adoptar el Malbec, luego de probar Cabernet, Bonarda y Merlot, entre otros varietales, además de algunos cortes. Así fue que se llegó a un licor de nuez con base de Malbec, emblema de los vinos argentinos y mendocinos, en el que se unen las mejores tradiciones mediterráneas de la nuez y la uva. Los frutos del nogal y la vid son la base de Cariatis.

Los años de añejamiento le sientan muy bien. Hoy a Jaime le quedan las últimas botellas y por ahora no seguirá con la producción. Es un producto que se puede guardar sin problemas, incluso después de abierta la botella. Los precios por botella son: 

2016: $1.200
2015: $1.400
2014: $1.600
2013: $1.800

El productor también tiene cajas de 9 botellas con 10% de descuento y cajas de 4 botellas, con una de cada añada, a $6.000. Cada botella va adentro de la caja de 4 con un estuche de cartón individual gratis, ideal para hacer un regalo.

Para mayor información pueden dirigir un mail a nocinocariatis@gmail.com

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?