El circo del vino

El circo del vino

Como todo espectáculo circense, el mundo del vino nos brinda números imperdibles.

Federico Lancia

Federico Lancia

Federico Lancia

¡Pasen y vean señores! Un gran espectáculo para no perderse. Como nunca antes podrá disfrutar de diferentes actuaciones que lo dejarán con la boca abierta. Un show donde habrá figuras estelares, animales salvajes y hasta invitados extranjeros. Este es el circo del vino. 

Yo les cuento, pero lo ideal es que cuando puedan se acerquen y lo vivan en carne propia. 

El show comienza con un número muy arriesgado. Para mi el más jugado del repertorio. Son unos equilibristas que van de un lado a otro, con un par de botellas en la mano sobre una soga. Lo llamativo es que pasan sin red de contención. Es decir, se caen y chau. Así andan pobres. 

Luego si, para aflojar tensiones llegan unos magos. Son unos tipos que hace tiempo están en el mercado, y tienen mucho oficio. Realmente vos ves y sentís cosas que allí no están. Aparecen aromas y sabores increíbles. La gente aplaude de pie. 

Sí ya sé querida lectora, querido lector. Los payasos. Son muchos. Y divertidos al comienzo. Luego se ponen medios pesados. 

Animales salvajes

El circo tiene un amplio repertorio de animales que amenizan la velada. Hay unas focas muy simpáticas que acompañan varias partes del show. Tienen bastante particularidades, pero la gente explota cuando aplauden. Aplauden todo y todo el tiempo. Son las focas aplaudidoras, una de las grandes atracciones del espectáculo.

Luego aparecen unos cinco elefantes, grandes de verdad. Ellos son los que mantienen todo este show. La verdad que mucho no hacen. Pero son pesos pesados, y si se salen de este negocio, el circo se cae a pedazos. 

Un momento importante es cuando aparece el León. Es un número que todos quieren ver. Ruge, muestra su gran melena, se pasea delante del público. Y recibe una gran ovación. Y bien que se lo ha ganado. Tiene un domador, que piensa que lo controla, pero la verdad es que el León hace lo que quiere. 

Figuras extranjeras

En el último tiempo, el circo ha empezado a traer invitados de afuera. La mayoría llega de otros lados del país, sobre todo de Buenos Aires. Son números novedosos, traen unas bombas especiales que explotan en el medio del escenario y luego desaparecen en medio del humo. 

Después han traído otros que hacen las mismas cosas que hacían artistas locales, pero reciben más aplausos. Deben tener algunos dotes que no comprendemos por este lado del mundo. 

Lo cierto es que es un gran circo. Digno de admiración en todo el mundo. Pero últimamente ha estado en los medios, porque dos asociaciones se disputan su propiedad. En diferentes canales se dicen todo tipo de cosas. Espero que llegue a buen puerto, porque la cantidad de público sigue bajando y queremos que el circo siga en todo su esplendor. 

Ah sí querido lector, querida lectora. Ud me preguntará sobre el vino. Está ahí. Puede probarlo. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?