Qué diferencia hay entre el café vienés y el affogato

Qué diferencia hay entre el café vienés y el affogato

¿Adoras el sabor intenso y el aroma de un buen café? Entonces debes saber todo sobre las distintas variedades, las formas de tomarlo y cómo preparar las mejores versiones de cada tipo ¡Sigue leyendo!

MDZ Gastronomía

MDZ Gastronomía

El café vienés y el affogato son dos variedades de café con similitudes y diferencias, podríamos decir que uno “contiene“ al otro (el affogato al vienés), pero adentrémonos en este fascinante universo del café para averiguarlo.

Las distintas variedades de café son casi tan infinitas como los modos de beberlo. Fuente. El universal

Café vienés, tradición y variedades 

En el caso del café vienés se trata de una receta parte de la cultura de Austria, heredada posiblemente del café turco, un tipo de café intenso, espeso que se toma caliente y solo. 

Pero los amantes del café saben que adentrarse en estos detalles abre un mundo de sabores irresistibles para ir probando los distintos tipos y variedades, las maneras de consumirlos y que eso no implica jamás elegir uno solo ¡Disfruta de todos a la vez!

El universo que comienza en tu taza de café

Es en tu taza humeante es donde comienza la aventura de descubrir este mundo. El que inicia con los granos, los cafetales y sus peculiaridades y llega hasta el pocillo que atesora este líquido tan sabroso como reconocible. 

Un café vienés, entonces, es una deliciosa preparación que combina café espresso, azúcar, crema y cacao. Es una receta tradicional y popular en los cafés que inundan las calles de Viena y Budapest, 

Generalmente se elige una taza transparente para servir el café vienés para que se aprecien las capas de café y crema, por lo cual es una bebida atractiva a la vista y apetitosa al saborearla. Se sirve caliente pero la crema queda tibia por sobre el café, por lo que es habitual que el comensal mezcle el líquido apenas reciba la taza. 

El secreto está en cómo se prepara esta crema, para que su consistencia no sea demasiado fuerte como para un postre, pero tampoco demasiado suave para que no le aporte textura o dulzor. 

El café vienés es una de las recetas más antiguas que se conoce. Es frecuente en todo Europa y mencionarlo es hacer referencia a la tradición austríaca. Los cafés que lo sirven suelen tener espacios cómodos para quedarse a leer, trabajar o tener un momento de encuentro con amigos. Es un ambiente en el que se intercambian ideas, se lee y apunta a que la estadía sea placentera y larga. 

En épocas remotas los pensadores e intelectuales de Viena ya cumplían con esta tradición. Compartían un café vienés para concentrarse, inspirarse, discutir ideas y formar grupos de estudio alrededor de diferentes temas. 

Desde el año 1600 esta tradición jamás cesó. 

El café turco surge en este momento, se dice que luego de que el ejército Otomano perdiera el combate en la batalla de Kahlengerg dejaron abandonadas bolsas con café y allí inició la costumbre tomada de los turcos. 

Se deduce, de esta manera, que las primeras cafeterías europeas surgen en Viena, como espacios de experiencias sensoriales y lectura. 

Tal es así que el café vienés es “Patrimonio Cultural Intangible“ según la Unesco por ser una práctica social que implica mucho más que una receta.

Variaciones del café vienés

Y en este punto encontramos las diferencias entre el café vienés tal como se lo conoce y algo así como “las maneras de consumirlo“. Que pueden variar y mezclarse con otros ingredientes. 

Pero ¡atención! No vayan a confundir el café vienés con helado con el café affogato. Se parecen y se diferencian. Veamos. 

El café vienés con helado es exactamente eso, se agrega una bocha de helado al espresso y después se completa con crema batida por encima. En cambio, el affogato no lleva crema. Es el café con helado de crema, vainilla o queso italiano. 

También es conocida la receta del café vienés con alcohol. Esta receta incorpora 40 ml de whisky al café espresso pero habrá que prestar atención a un detalle: el whisky debe ser previamente calentado. Esta vez sí, se sirve con crema pero de vuelta ¡atención! fluída y no montada (batida). 

Ahora, conoces más del universo del café y las diferencias y similitudes entre el café vienés y el affogato ¡A seguir aprendiendo y disfrutando de este universo de sabores!

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?