Coco, oliva y girasol: qué aceite engorda menos a la hora de cocinar

Coco, oliva y girasol: qué aceite engorda menos a la hora de cocinar

Te pasamos la guía definitiva para saber identificar qué aceite usar a la hora de cocinar y llevar un estilo de vida saludable. Los más utilizados son el de oliva, coco y girasol.

MDZ Gastronomía

MDZ Gastronomía

Con el boom de la alimentación saludable las formas de cocinar están cambiando alrededor del mundo y cada vez existen más tipos de aceites entre los cuales escoger. Los de oliva, coco y girasol son los primeros en la lista.

Los beneficios y contraindicaciones del aceite de oliva, coco y girasol

1- Aceite de oliva

Este tipo de aceite debería ser la primera opción a la hora de cocinar si deseamos una alimentación saludable.

¿Por qué? Porque gracias a su alto contenido en ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados eleva los niveles de colesterol HDL (bueno), disminuye el colesterol LDL-c(colesterol malo), beneficia el control de la hipertensión arterial, reduce la aparición de trombosis y previene la aparición de diabetes.  

El aceite de oliva contiene altos niveles de grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas. FUENTE: PIXABAY

2- Aceite de coco

Este aceite se ha hecho muy popular en los últimos años desplazando del podio de los aceites saludables al de oliva. Los ácidos grasos presentes en el de coco son de cadena media y más saludables que los de cadena larga que encontramos en la mayoría de los ultraprocesados.

Debido su composición, suele emplearse en gran cantidad en recetas de repostería, aunque los nutricionistas recomiendan que a la hora de cocinar escojamos el de oliva por su bajo porcentaje de grasas saturadas. 

El aceite de coco contiene un 88% de grasas saturadas y se utiliza generalmente en la repostería. FUENTE: PIXABAY

3-Aceite de girasol

El aceite de girasol es un producto que tiene más desventajas que ventajas para nuestra salud: no solo porque sus grasas se oxidan con facilidad, sino también porque provoca un desbalance entre los ácidos grasos omega-3 y omega -6 en el organismo. 

A la hora de cocinar libera sustancias que son potencialmente cancerígenas a partir de los 160 °C, mientras que con el aceite de oliva esto ocurre a partir de los 180 °C. Estas estadísticas nos demuestran que el girasol es un buen complemento solo para condimentar alimentos en crudo, como mayonesas y otras salsas. 

El aceite de girasol tiene más desventajas que beneficios para nuestra salud. FUENTE: PIXABAY

¿Cómo elegir un aceite de cocina que no engorde? 

La mayoría de los aceites que consumimos en la vida diaria contienen aproximadamente 120 calorías y 14 gramos de grasa por cucharada. Sin embargo, lo más importante a tener en cuenta a la hora de elegir al que menos engorda es el tipo de grasa que contienen.  

Las proporciones son importantes de medir porque, si bien las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas se relacionan con un menor riesgo de obesidad y enfermedades cardiovasculares, las saturadas elevan los niveles de colesterol LDL (malo) en sangre.

En este sentido, el aceite de oliva es una de las mejores opciones debido a sus altos niveles de buenas grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, antioxidantes y baja cantidad de grasas saturadas. Además, los estudios médicos han demostrado que consumirlo puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, varios tipos de cáncer y muertes de todo tipo. 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?