Qué son las cookies y por qué debemos tener cuidado antes de aceptarlas

Qué son las cookies y por qué debemos tener cuidado antes de aceptarlas

Cuando navegamos por Internet, muchas de las páginas que visitamos nos muestran un mensaje avisándonos del uso de cookies. Si bien el simple clic de un botón puede parecer inofensivo, deberíamos saber qué estamos aceptando.

MDZ Estilo

MDZ Estilo

Cuando hacemos una búsqueda por internet e ingresamos a un sitio, nuestro navegador comparte nuestros datos informáticos de la búsqueda con terceros. Estos datos son mejores conocidos como Cookies. Se trata de pequeños archivos de texto que al aceptarlos, nuestro navegador web los recopila desde nuestro dispositivo para enviárselos al propietario del sitio web al que accedimos.

Pero ¿aceptar cookies es algo malo? Depende del sitio web, de quién obtendrá acceso a nuestros datos y qué harán con ellos. Además, en algunos casos rechazar las cookies afectaría nuestra capacidad para usar ese sitio.

Cuando aceptamos las cookies, el sitio web al que ingresamos obtiene datos sobre nosotros que más adelante te los pueden recordar facilitando hábitos de navegación y preferencias. Algunos datos que pueden guardar las cookies son los siguientes:

  • Nombre de usuario
  • Contraseñas
  • Números de teléfono
  • Dirección de IP
  • Características del navegador y dispositivos que utilizas
  • Páginas que has visitado
  • Idioma, contenido en el carrito de compras, preferencias en productos, etc.

La transferencia de datos cookies son un negocio millonario en donde las compañías tecnológicas recolectan, analizan y clasifican datos que luego son vendidos y algunas veces utilizados de forma no ética. Pero muy pocas personas saben lo que están haciendo cuando clickean "aceptar cookies" en un sitio web.

Por esto, es útil saber los tipos de cookies que existen para decidir si queremos que algún sitio acceda a nuestros datos. Pues la mayoría de las veces las cookies son para mejorar nuestra experiencia de usuario en la página y esto sería beneficioso para nosotros.

Tipos de Cookies

Las cookies más comunes son las de funcionalidad. Estas tienen el fin de mejorar la experiencia del usuario. Por ejemplo, si tienes que rellenar formularios o completar datos continuamente, estas cookies pueden ahorrarnos mucho tiempo. 

Otras cookies son las de preferencias. Google explica que YouTube utiliza este tipo de cookies para almacenar información como la configuración que prefieres para tus páginas y tus preferencias de reproducción.

Luego también están las cookies utilizadas con fines publicitarios. Estos pequeños archivos son clave para la publicidad en internet. En este caso el trabajo de una cookie será darles información a las empresas de diferentes marcas sobre nuestros gustos, intereses y preferencias.

Por último, las cookies más peligrosas son las de terceros. Estas pertenecen a una página externa, casi siempre a los anunciantes. Las cookies de terceros son más problemáticas, permiten a las empresas de publicidad realizar un seguimiento del historial de navegación de una persona por toda la web en cualquier sitio que tenga sus anuncios.

¿Deberíamos aceptar todas las cookies?

Las cookies en sí no son peligrosas. El problema surge cuando aceptamos demasiadas cookies y en sitios desconocidos. Algunos ciberataques secuestran las cookies y, de este modo hacer seguimiento de los historiales de navegación, lo cual genera preocupación sobre la ciberseguridad.

Mientras más cookies aceptes, menos privacidad tendrás. Si bien pueden ser de gran ayuda y te harán la navegación por internet más fácil, en algún momento podrían guardar demasiados datos personales de los cuáles tal vez no estés enterado.

Tres situaciones en las cuales no debemos aceptar cookies

Estos son algunos escenarios en los que es posible que no desee aceptar o conservar cookies:

  • Sitios web no cifrados: No debemos aceptar cookies cuando se encuentra en un sitio web no cifrado, un sitio donde el icono de candado junto a la dirección del sitio web no está bloqueado. Si un sitio web no está encriptado, no hay seguridad para proteger nuestros datos. Este acceso inseguro puede permitir que terceros, como piratas informáticos, roben cookies de nuestro navegador, interceptando información personal.
  • Cookies de terceros: No todas las cookies son iguales, algunas son colocadas por los propios sitios que se visitan, mientras que otras son colocadas por terceros como anunciantes. Si las aceptamos, el sitio web podría vender nuestros datos de navegación a terceros. Compartir información personal con terceros sin tener ningún control sobre ella también podría dejarnos vulnerables. Por un lado, no podemos elegir a los terceros.

  • Flagged Cookies: En el caso de que nuestro software antivirus reconozca cookies sospechosas, no debemos aceptarlas (o eliminarlas si ya lo hemos hecho).

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?