Los hermosos caminos y pueblos que recorren las rutas del vino argentino

Los hermosos caminos y pueblos que recorren las rutas del vino argentino

Viajar al atrapante mundo del vino es una de las experiencias más placenteras. La fusión entre paisajes, buenos vinos, delicias culinarias y actividades al aire libre es una tendencia que hipnotiza cada vez a más turistas.

Felicitas Oyhenart

Felicitas Oyhenart

En Argentina existen diversas rutas turísticas donde se puede conocer la magia del proceso de elaboración del vino. Son destinos especiales en los cuales los visitantes conectan con la naturaleza, degustan la mejor gastronomía acompañada de una copa de la bebida estrella, pueden hospedarse entre viñedos y hasta hacer sus propios cortes.

El enoturismo cada vez gana más adeptos que se sienten atraídos por los sofisticados paisajes en los que crecen los viñedos y por las experiencias de excelente calidad que se pueden vivir en cada uno de los destinos en los cuales brotan las vides.

Las rutas del vino argentino

De norte a sur el país ofrece un sinfín de alternativas para conocer y volver a descubrir las infinitas bondades del vino, cultura e historia que se esconde detrás de cada botella. 

Mendoza, un ícono internacional

Un almuerzo con el imponente paisaje de montaña mendocino de fondo es una de las experiencias más buscadas. Foto: The Vines

Desde hace años Mendoza, una de las Capitales Internacionales del Vino, se posiciona como uno de los destinos líderes de la región, si del turismo del vino hablamos. Quienes visiten este lugar se sorprenderán con la amplia variedad de alternativas relacionadas a la vitivinicultura que se ofrecen, pensadas para expertos y también para curiosos que están dando sus primeros pasos en los misterios de la bebida del dios Baco.

Hospedajes con viñedos propios, spa con tratamientos con materias primas provenientes de la uva, degustaciones en terrazas al atardecer, picnics entre viñedos, circuitos en bici, fiestas en bodegas, shows de tango, música clásica y por supuesto, degustaciones de exquisitos vinos, son algunas de las infinitas opciones que Mendoza tiene programadas todo el año. Este destino tiene todo para quienes buscan vivir una experiencia inolvidable.

En Mendoza, la Ruta del vino se divide según las regiones productivas donde se encuentran las bodegas. Estas son: Luján de Cuyo, Valle de Uco, Sur de Mendoza y Maipú.

Los viñedos más altos del mundo

enoturismo Salta
Valle Calchaquíes, Salta. Foto: Visit Argentina.

En Salta los viñedos se encuentran abrazados por imponentes paisajes. La provincia cuenta con más de 40 bodegas para visitar y con la ruta del vino más alta del mundo.

Fue en 2005 que se creó el programa que invitaba a recorrer las bodegas de Salta y conocer en profundidad todos los secretos de la bebida nacional, un circuito que comienza en la Capital, cruza los pueblos históricos del Valle de Lerma, y culmina en Cafayate. 

En Tucumán, por ejemplo, es posible visitar una bodega comunitaria llamada Los Amaicha. La cual fue creada y es administrada por comunidad indígena del pueblo calchaquí: los Amaicha del Valle. 

La Rioja, por su parte, con viñedos en valles de más de 1.100 mtrs. snm posee hermosas bodegas donde el turista puede conocer los secretos del vino, degustas diversos varietales o almorzar bajo la sombra de un parral. El Departamento Chilecito tiene la mayor superficie de viñedos de la provincia, seguido por General Felipe Varela, Famatina, Castro Barros, Arauco, y San Blas de los Sauces. 

Los exóticos vinos de la Patagonia

enoturismo Patagonia
Viñedos en Trevelin con la imponente montaña del Parque Nacional Los Alerces. Foto: Viñas de Nant y Fall

La Patagonia argentina sin dudas es uno de las regiones más alucinantes del país. A sus imponentes paisajes y su excelente gastronomía se suma una ruta enoturística que permite al visitante descubrir exóticos vinos provenientes de uvas que crecen en temperaturas extremas y en altura.

Neuquén es una de las provincias que se suman a esta ruta. La provincia ofrece una interesante alternativa que fusiona la elaboración del vino con las experiencias paleontológicas para conocer sobre los dinosaurios que habitaron esa zona.

Chubut, también se encuentra en este camino del vino en la Patagonia. Esta provincia tiene sus viñedos y bodegas distribuidos en las tres zonas geográficas: costa, meseta y cordillera. Importantes destinos turísticos como Trelew y Puerto Madryn concentran gran parte de los viñedos de la provincia. La segunda zona en importancia para la elaboración de vinos es la Comarca Andina, en localidades como El Hoyo, Lago Puelo, Gualgaina y Trevelin.

Córdoba se posiciona como favorito

Los orígenes del vino en Córdoba se remontan a la llegada de los jesuitas.

Córdoba, uno de los destinos más visitados del país, se ha propuesto captar la atención de aquellos viajeros que tienen un interés especial por el enoturismo. A través de “Los Caminos del Vino Cordobés” el destino brinda la posibilidad de recorrer una ruta con hermosas postales donde se encuentran más de 23 bodegas.

En esta provincia se ubica la bodega en pie más antigua de Argentina: la Estancia Jesuítica Jesús María. Esta bodega, que se terminó de construir en 1720, fue pionera con sus más de 20 mil cepas plantadas.

La Ruta del Vino en Córdoba se divide en 5 caminos que recorren las diversas regiones: Sierras Chicas, Norte Cordobés, Calamuchita, Traslasierra y Punilla. 

Los paisajes y vinos de Barreal, San Juan

San Juan enoturismo
Bodega Los Dragones, Barreal. Foto: Prensa Ministerio de turismo y cultura. Gobierno de San Juan. PH. Gastón Rodríguez

San Juan es la segunda provincia con más superficie de viñedos plantados, luego de Mendoza. En su afán de convertirse en referente de los destinos turísticos asociado al vino, se encuentra trabajando de manera intensa para sumar cada vez más bodegas que ofrezcan experiencias a los visitantes, así como también restaurantes y hospedajes en la ruta del vino. Actualmente cuenta con 18 bodegas abiertas al turismo.

Si bien cada una de las regiones sanjuaninas tiene su impronta y atractivo, sin lugar a dudas el Valle de Calingasta es una de las joyas más preciadas de San Juan. La ruta, que comienza en la capital y llega hasta el amplio valle, es ya una vidriera del magnífico paisaje de montaña. 

Desde Calingasta se puede observar el Cerro Mercedario (6770 m.s.n.m.) y cientos de kilómetros de cordillera con las montañas más altas de América. Al pie de esta majestuosidad se encuentran los viñedos, algunos más jóvenes otros centenarios. Allí los visitantes podrán ser enólogos por un día en las bodegas de Barreal, "un pueblo de montaña donde las fincas forman parte de los patios de las casas", describe el ingeniero agrónomo Pancho Bugallo, quien lleva adelante uno de los proyectos más ambiciosos del lugar, Cara Sur.

En este destino los visitantes, además de hermosos paisajes y bellas construcciones de barro que se camuflan con el entorno, encontrarán pequeños establecimientos donde sus dueños abren las puertas con total calidez. Entre Tapias, Cara Sur, Bodega de Carmen son algunas de las bodegas que se pueden visitar en Barreal.

Para descubrir las bodegas de cada una de las rutas del vino en Argentina se puede acceder al mapa de enoturismo en este link.

El enoturismo como motor económico y social

El turismo del vino en Argentina crece cada vez más. Turistas de todas partes del mundo, antes de la pandemia, y de todo el país, en estos últimos meses, han buscado destinos que les permitan sumergirse en la magia del vino a través de experiencias que generen disfrute.

El enoturismo es una gran oportunidad para reactivar el turismo y todas las actividades asociadas que se han visto golpeadas por la pandemia. Además, es una de las cartas de presentación de Argentina al mundo. Por ello, la importancia de trabajar en conjunto desde el sector público y privado en políticas que acompañen e impulsen a los agentes del mundo del vino y el turismo.

“Estamos promoviendo el turismo del vino como un segmento clave en los ejes de desarrollo con equidad e inclusión. Lograr una mejor oferta, variada y fuerte que se complemente con otros productos como la gastronomía, el turismo natural y rural es el desafío y la oportunidad. El enoturismo es cada vez más fuerte y federal, 16 provincias argentinas tienen un rol clave, con más de 300 bodegas ubicadas en todas las regiones de nuestro país haciendo de su identidad y del territorio una atracción para el mercado nacional e internacional”, expresó Sergio Castro, director nacional de Planificación y Desarrollo del Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación en el marco de las Jornadas Nacionales de Turismo del Vino que se llevaron a cabo a finales de noviembre de 2021 en San Juan.

La secretaria de Promoción Turística, Yanina Martínez, por su parte señaló que "el enoturismo era, incluso antes de la pandemia, una actividad que venía en alza. Y la pandemia una de las cosas que logró es que se fortalezca".

El presidente de la Cámara Argentina de Turismo, Gustavo Hani, también participó de las jornadas y expresó: "El turismo enológico contribuye a promover y creer la marca de los destinos manteniendo las tradiciones locales y la diversidad y destacando el valor auténtico de cada uno de ellos".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?