Este era el grado de estudios de Flor Silvestre

Este era el grado de estudios de Flor Silvestre

Una verdadera estrella en el mundo del espectáculo: Flor Silvestre, la abuela de Ángela Aguilar, consiguió todo lo que quiso gracias a su indiscutible talento.

MDZ Espectáculos

MDZ Espectáculos

Se trata de la matriarca de los Aguilar, Flor Silvestre. Este es un breve recuento de la vida de una de las artistas más completas y exitosas del medio artístico de México. Una mujer que, más allá de sus estudios, supo convertir su talento en una huella por cada lugar donde se hizo presente.

Cabe recordar que, en el mundo del espectáculo, fue muy triste el día que la diva cantante mexicana, Flor Silvestre, falleció. Una multitud se vio conmocionada la tarde de ese 25 de noviembre de 2020, cuando la artista, madre y abuela de una de las familias más exitosas en la industria musical latinoamericana, perdió la vida.

A sus 90 años le dijo adiós a este mundo para irse con quien fue su gran amor, Don Antonio Aguilar. Entre todos sus éxitos, vale destacar que siempre fue reconocida como una de las grandes exponentes del regional mexicano.

Un resumen por la vida de Flor Silvestre

Guillermina Jiménez Chabolla era su verdadero nombre. Más conocida como Flor Silvestre, fue una cantante y actriz famosa en la época del cine de oro mexicano. Aclamada por su voz y su interpretación, traspasó cualquier tipo de estudios que haya adquirido.

Siempre estuvo rodeada de hombres y mujeres que la han admirado por su belleza y valentía. Ir tras sus sueños, a pesar de haber sobrellevado una vida difícil, la hicieron una gran mujer. Aunque ha tenido otros amores, matrimonios e hijos, no fue hasta su tercera relación con el gran Charro de México, que a la actriz se la vio más feliz que nunca.

Cabe recordar que fue ella misma quien, muchas veces, expresó que nunca le importó lo que digan. Una mujer valiente y perspicaz, de enorme corazón y un talento indiscutible.

El grado de estudios de Flor Silvestre

Desde sus inicios, doña Flor Silvestre cautivó con su voz a todos sus espectadores. Fue a tal grado que le valió para recibir algunos motes como “La sentimental” o “La voz que acaricia”.

Sus notas graves eran muy típicas de una buena cantante con dotes de contralto. Era capaz de interpretar cualquier tema con una carga sentimental inigualable. De hecho, cuando se hace referencia a su nieta, Ángela Aguilar, se asegura que tienen el mismo talento en la sangre.

Cabe recordar que en el mismo tiempo que impulsaba el inicio de su carrera como cantante, el magnate de las telecomunicaciones en México, Emilio Azcárraga Vidaurreta, fue quien admiró su talento. Fue él quien le ofreció la conducción e interpretación musical para el programa “Increíble pero cierto” de la XEW.

Flor Silvestre, ya a los 13 años, cuando se mudó a México, comenzó su carrera artística en el Teatro del Pueblo. Comenzó con estudios de canto y, rápidamente, comenzó a despegar. Eso la llevó a interpretar canciones como “La Soldadera” compuesta por José de Jesús Morales.

La talentosa Flor Silvestre supo aprovecharse de su talento innato y seguir adelante con todas las posibilidades de trabajo que le iban llegando. Su salto a la pantalla grande llegó a los 20 años y, de ahí para adelante, fue imparable.

Su carrera continuó durante muchos años y de forma ininterrumpida. A pesar de los fracasos matrimoniales e hijos, consiguió muchas distinciones. La gran artista ha demostrado que, sin tantos estudios, pero mucho talento, se hizo acreedora de premios, reconocimientos y homenajes por su destacada trayectoria dentro de las diferentes disciplinas en el medio artístico

¿Cómo la recuerdas tú?

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?