Opinión

Los traspiés de la primavera: el caso YPF, riesgo país y oportunidades de inversión

La semana pasada terminó de muy mala manera para el Estado Argentino, que fue condenado en New York a pagar una indemnización de US$ 16.000 millones a los fondos de inversión Burford Capital y Eton Park.

Roberto Cuchetti martes, 19 de septiembre de 2023 · 13:50 hs
Los traspiés de la primavera: el caso YPF, riesgo país y oportunidades de inversión
El golpe de YPF, es uno más a la ya delicada situación de reservas del BCRA y de la macroeconomía Argentina Foto: Noticias Argentinas

La jueza Loretta Preska desestimó el pedido de los abogados de Argentina de fijar una indemnización de US$ 5.000 millones y hay que recordar que en marzo Preska culpó al Estado Nacional por el proceso de expropiación de la petrolera, pero dejó fuera del litigio a YPF, por su parte Burford se comprometió a no apelar esta decisión solo si Argentina no apela la sentencia que fija el monto de la indemnización.

Este golpe es uno más a la ya delicada situación de reservas del BCRA y de la macroeconomía Argentina, ya que con un riesgo país por encima de los 2.000 puntos el país carece de posibilidad de obtener financiamiento internacional para afrontar el pago y evitar que la deuda crezca a un nivel del 9% o que se comiencen con embargos sobre activos soberanos ubicados en el resto del mundo.

La inflación acelera

Como consecuencia principal del “salto discreto” del tipo de cambio oficial que el Banco Central implementó el 14 de agosto, el dato de inflación (IPC) que elabora el Indec mostró un dato que no se observaba desde febrero de 1991. El dato de inflación del agosto arrojó un 12,4%, llevando la inflación interanual al nivel del 124,4% y la acumulada en el año al 80,20%.

En el cúmulo de datos preocupantes podemos resaltar que la inflación núcleo se ubicó en el 13,8% y que lo que llevó a que el dato no fuera peor aún fue la variación que experimentaron los precios regulados, 8,3%. Por este motivo el Gobierno fuerza acuerdos de precios con distintos sectores de la economía y empieza a establecer congelamiento de precios en combustibles, servicios de transporte, obras sociales e impuestos.

Otro dato que alarma al Gobierno y a la población fue la suba de los alimentos y bebidas que alcanzó el 15,6%, siendo el rubro que más creció en el mes y que alcanza un nivel de ajuste del 133,5% interanual y del 90,2% en el acumulado 2023.

Lo preocupante ante estos datos de inflación es que pareciera que si bien hasta agosto los datos han sido malos lo que viene puede ser aun peor. De acuerdo al Reporte de Expectativas Monetarias (REM), publicado por el BCRA el mismo día que se conoció el IPC de agosto, la inflación se mantendrá persistentemente alta para los próximos 12 meses.

Si proyectamos para fin de año los datos esperados por el REM, la inflación del año 2023 terminaría en cercano al 170% anual, claro que todavía queda esperar la evolución del proceso electoral.

El otro dato que preocupa es el de la devaluación del dólar oficial, que a agosto llevaba un incremento de 98% en el año y para fin de año el REM espera un valor de $510 lo que implica una devaluación anual de 187% y del 47% en lo que queda del año. Para el año 2024 el REM estima una devaluación del 120%.

Economía pasa la gorra

En este contexto de alta volatilidad y con las variables macroeconómicas fuera de control, los inversores se encuentran abocados a buscar coberturas (en dólar MEP, oficial y/o CER) para proteger las carteras y el Ministerio de Economía lo sabe. Esta semana el Gobierno licita títulos para rollear la Lecer que vence el 18/09 y ofrece una serie de letras y títulos indexados por inflación o por dólar oficial.

Dentro de todos los instrumentos ofrecidos solo uno es ajustable por tasa de interés (a descuento) y prácticamente no quedan instrumentos a tasa fija. Si bien el mayor tenedor de estos títulos está concentrado entre el BCRA, FGS (ANSES) y otros entes estatales y los 3 candidatos presidenciales (Milei, Bullrich y Massa) han comentado que no van a defaultear o reperfilar a la deuda en pesos, si el Ministerio de Economía comienza un proceso de emisión masiva de títulos, el riesgo a una reestructuración aumenta.

Alternativas para fin de año

En este contexto y pensando que los desequilibrios macroeconómicos se acentuaron tras las medidas económicas post PASO (devaluación y Plan Platita) recomendamos una dolarización de cartera para perfiles conservadores, aprovechando la intervención oficial en el precio del dólar MEP (por debajo de $700).

Para perfiles moderados y agresivos una diversificación entre instrumentos Hard Dollar, dólar Link y atados al CER. Tomas de ganancias en el precio de las acciones y bonos soberanos hard dollar pueden dar mejores puntos de entrada. Consideramos que la tasa en pesos va a correr de atrás en este proceso de aceleración inflacionaria y a una nueva devaluación que tendrá que realizar el próximo gobierno.

En general, y de cara a los próximos 6 meses las posiciones de carry trade no son atractivas en el contexto actual. La cobertura ante eventos disruptivos (saltos inflacionarios, devaluaciones abruptas) es lo que debe primar en los portfolios de los inversores.

Para inversores conservadores que cuenten con dólares en el exterior o que puedan realizar operaciones de CCL, seguimos recomendando Treasuries (bonos del Tesoro de Estados Unidos) a corto plazo (6 meses – 1 año) con retornos aproximados al 5,5% anual.

* Roberto Cucchetti, asesor de Portfolio SA

Archivado en