Preocupación

Dólar soja: la medida que extendió Sergio Massa y es una bomba de tiempo

De cara a las elecciones, empresas y particulares buscan dolarizarse frente a una eventual devaluación. Se profundiza la sangría de reservas y el Gobierno se agarra fuerte al "dólar soja 4.0".

Brenda Funes
Brenda Funes lunes, 2 de octubre de 2023 · 11:50 hs
Dólar soja: la medida que extendió Sergio Massa y es una bomba de tiempo
Se extendió el dólar soja 4, pero preocupa el día después al fin de esta medida Foto: Noticias Argentinas

Empieza una semana clave para el mercado cambiario, y ante la posibilidad de una nueva disparada de los distintos tipos de divisas, el Gobierno extendió la cuarta edición del Programa de Incremento Exportador, más conocido como “dólar soja”. Esta política fue impulsada por el ministro-candidato Sergio Massa en el marco del Plan Platita para mejorar su performance en las elecciones generales.  

Analistas consideran que es “una medida parche de efecto limitado”. El Gobierno ya no tiene más anclas de las cuales agarrarse para subsistir e intervenir el mercado cambiario sin agravar la sangría del Banco Central. 

A 20 días de las elecciones generales, se abre un abanico de escenarios de lo que podría pasar ante el triunfo de Javier Milei, Patricia Bullrich o Sergio Massa. Cada uno con propuestas económicas distintas, algunas más disruptivas que otras, acrecientan la incertidumbre: ¿se quitarán los planes sociales? ¿Se dolarizará? ¿Se eliminará el Banco Central? ¿Se virará a un sistema bimonetario?

Este panorama y una eventual devaluación post elecciones, hace que tanto las empresas como los particulares quieran llegar a las urnas con la menor cantidad de pesos posible. Las empresas dolarizan sus carteras, y el argentino de a pie, trata de resguardar sus ahorros con el dólar MEP o blue. Lo que consiga.

¿Qué puede pasar el día después de las elecciones con el dólar blue y los financieros?, son las grandes incógnitas que quedan abiertas, y amenazan con ser una bomba a punto de explotar.

Qué fue el dólar soja 4.0

La corrida cambiaria post elecciones PASO empeoró el panorama de las reservas del Banco Central, que ya estaban en negativo. En este marco, el Gobierno decidió lanzar un nuevo incentivo al campo para hacerse de dólares, poder intervenir en el mercado cambiario y no empeorar la sangría de reservas.

El “dólar soja 4” -que se extendió hasta el miércoles 25 de octubre-, alcanza a la venta de soja y sus derivados (como el aceite y la harina). Cabe destacar que esta cuarta edición, a diferencia de las versiones anteriores, se ofrece como novedad un mix entre el dólar oficial (75%) y el Contado con Liqui (CCL) (25%) a la hora de liquidar las divisas.

El dólar soja 4 finalizó el sábado 30 de septiembre / Foto: Archivo MDZ.

De esta manera, una empresa exportadora liquida el 75% de su venta en el mercado oficial (establecido actualmente en $350 tipo mayorista), que descontando el 33% de las retenciones, le deja al productor, real en bolsillo $234 por tonelada. Mientras que, el 25% restante queda de libre disponibilidad. Es decir, que lo pueden vender a través del dólar “contado con liquidación”, que al cierre del viernes operaba a un promedio de $651,26; y descontándole las retenciones del 33%, los productores obtenían $436 por tonelada.

Según la Bolsa de Cereales, las cantidades negociadas de soja alcanzaron las 3.724.651 toneladas entre el 5 y el 25 de septiembre.

Si bien Massa no había informado sobre una meta específica de recaudación, se esperaba para el final del programa unos 3.000 millones de dólares. En esta línea, David Miazzo, economista Jefe de Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA), dio una cifra reciente y detalló que hasta el 28 de septiembre se vendieron unos 4 millones y medio de toneladas. Eso equivale a unos 2.400 millones de dólares por exportaciones.

A modo de análisis, expuso: “Es un parche porque de ninguna manera genera nuevas exportaciones de soja o que se incrementasen, sino que adelanta ventas futuras. Y lo que se obtuvo en septiembre, ya no va a estar disponible en los próximos cinco meses, que van a ser también momentos muy complejos desde lo cambiario”.

Y agregó: “No es que tapaste el principal hueco que tenía el mercado cambiario y en adelante no hay tanto problema, sino que tapaste un hueco, pero en adelante tenés el precipicio”.

El día después del “dólar soja 4”

La tensa calma se extiende hasta el  25 octubre. Massa evita que la bomba económica explote antes de las elecciones, pero "el día después" sin el dólar soja 4.0 recalentará el mercado cambiario.

La incertidumbre electoral acrecienta la demanda de dólares / Foto: Walter Moreno / MDZ.

“Los próximos 90 días van a ser muy complicados en materia cambiaria porque se aproximan las elecciones. Se está interpretando que va a haber una devaluación, y en estos días se empezó a ver una corrida desde el peso en términos de los plazos fijos, los bonos. Y es cuando menos dólares, menos oferta de dólares va a haber”, explicó David Miazzo en diálogo con MDZ.

El dólar soja 4 es la última medida de Massa para darle algo de aire a las reservas. Luego de esto, ya no hay más anclas. No queda más producto relevante del sector exportador hasta la llegada del trigo en diciembre, que sumado a la mayor demanda de dólares, solo generará subas en la cotización y más inflación.

El Gobierno ya no tiene cómo generar oferta para hacer frente a la creciente demanda de divisas. David Miazzo explicó que ya no entrará dinero del FMI; el swap chino tampoco sería habilitado para intervenir el mercado porque ven a un Massa perdedor; y el dólar diferencial para Vaca Muerta no representa un ingreso significativo. Además, las reservas netas del Banco Central están negativas en torno a los US$ 10.000 millones - algunos dicen más- y eso pone nerviosos a los mercados. 

“No hay de dónde anclar. Las importaciones se cerraron para tratar de contener la demanda de dólares de alguna manera, pero después se tuvieron que empezar a abrir porque la deuda comercial está creciendo exponencialmente y las plantas iban a empezar a cerrar. Lo mismo con las automotrices”, enumeró.

Y a modo de conclusión, Miazzo dijo: “Seguramente algo se haga. Se va a seguir tratando de ajustar el grifo sobre las importaciones para contener la demanda de dólares, pero se vienen unos 90 días muy, muy calientes en lo cambiario”.

Archivado en