La medida del Gobierno nacional que va a complicar más a las empresas

La medida del Gobierno nacional que va a complicar más a las empresas

La falta de dólares está llevando al Gobierno nacional a restringir más las importaciones. Es por eso que se anuncian nuevos controles en comercio exterior para evitar maniobras. En la práctica, provocará más burocracias para las compañías que operan en regla.

Horacio Alonso

Horacio Alonso

Tras el anuncio del ministro de Economía, Sergio Massa, de la implementación de un nuevo régimen para el control de las importaciones, que comenzaría a regir desde el 1° de octubre, las empresas que operan en el sector están en alerta.

Según el funcionario, la medida busca combatir las “situaciones casi absurdas en las licencias automáticas” a través de una modificación del Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI).

Fuentes empresarias consultadas por MDZ consideran que la nueva política tendrá dos efectos. Por un lado, restringirá el acceso a numerosas compañías que no cuentan con los antecedentes necesarios para justificar el volumen de operaciones. Por el otro, generará mayor burocracia y un aumento de la discrecionalidad en el otorgamiento de los permisos para ingresar mercadería. No creen, en cambio, que afecte el flujo de importaciones ya que se encuentra restringido al mínimo.

En ese sentido, explican que ya existen los mecanismos para detectar estas maniobras.

Empresas "CUIT"

“La medida del Gobierno nacional difícilmente reduzca las importaciones porque ya se está operando con lo indispensable. No se puede recortar más. Se para el país. Por eso, el ajuste no vendría por la cantidad sino por la calidad. Hay muchas empresas que no tienen trayectoria y no podrían justificar sus operaciones. Son las que, en el sector, las llamamos ‘CUIT’. Es decir, operan en el límite de la transparencia. No tienen antecedentes, no tienen empleados, son difíciles de calificar. Éstas, van a estar complicadas porque no van a pasar los controles”, explicó a MDZ un operador del sector.

“El otro impacto que va a tener la medida es que, cuando hay mayor burocracia, aparece la discrecionalidad de los funcionarios de turno, que tienen el poder de decidir qué entra y qué no. En la Argentina, está comprobado que funciona así. Se pueden poder más controles, pero siempre va a aparecer una vía para que algunos busquen eludirlos. Sólo va a ser más caro”, agregó.

Las empresas bien conformadas y con todo en regla seguirán operando como hasta ahora. En muchos casos, se trata de multinacionales que deben encuadrarse en las normas vigentes. En tanto, estas empresas “CUIT” tratarán de sortear los controles como lo vienen haciendo hasta ahora, apelando a todos los recovecos que genera la burocracia.

“La medida del Gobierno nacional difícilmente reduzca las importaciones porque ya se está operando con lo indispensable. No se puede recortar más. Se para el país", señalaron a MDZ desde una empresa con operaciones de comercio exterior.

Más allá de esta diferenciación, en el sector estiman que la medida tendrá un impacto negativo para desarrollar negocios porque la mayoría de las compañías trabaja en regla y nuevos controles ralentizarán las operaciones.  

“La Argentina es un país teóricamente libre, que funciona porque mucha gente es emprendedora, crea empresas, quiere crecer. Para eso, necesita importar. Estas medidas lo que hacen es generar ‘ventanillas’ que desalientan el desarrollo. Es increíble la carga que tienen las empresas para poder importar. No hay financiamiento, tiene que llenar infinidad de planillas, un sinnúmero de controles, requisitos que en otros países no es así. Es muy difícil desarrollar un ambiente empresario en estas condiciones. Nadie dice que no debe haber controles, pero en el país hay un exceso de trámites que impide el crecimiento” señaló el importador. 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?