Insólito: aunque la economía crece, se vende menos nafta y gasoil

Insólito: aunque la economía crece, se vende menos nafta y gasoil

Un relevamiento de la CECHA, la cámara que reúne a los estacioneros marcó una baja de 3,1% en julio respecto del mes anterior. Casi la mitad de las estaciones de servicio no logra vender el volumen mínimo para alcanzar un punto de equilibrio.

Carlos Boyadjian

Carlos Boyadjian

El consumo de combustible, tanto de naftas como gasoil, es una medida que suele tomarse como reflejo de la actividad económica. Sin embargo, en la actualidad se da la paradoja de que la economía crece pero se vende menos combustible, y por el atraso de los precios denunciado por los empresarios del sector, se observa una caída de la rentabilidad, al punto que casi la mitad de las estaciones de servicio no logran vender el volumen de combustible necesario para sostener el negocio.

Un informe de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (CECHA), sostiene que el volumen total de combustibles líquidos vendido en el canal minorista "se redujo en julio de 2022 un 3,1%, con caídas en 18 de las 24 jurisdicciones provinciales".

Para Gabriel Bornoroni, presidente de CECHA esto es "una señal de alerta para nuestro sector, que viene sufriendo desde la recesión de 2018 y hoy sobrevive en un contexto totalmente hostil, marcado por la falta de políticas energéticas claras y con rumbo incierto, la inflación y los precios pisados en los surtidores”.

Por la inflación se da la paradoja de que los precios de los combustibles registran un atraso respecto de la evolución del precio internacional del crudo -acá rige un "barril criollo"- y el tipo de cambio, pero eso no supone una mayor demanda porque los precios estén bajos. Al contrario.

La evolución de volúmenes y precios de naftas y el diésel implica que los operadores del expendio de combustibles en Argentina "han perdido, desde el inicio de la última recesión, el equivalente a 4,9 meses de ventas y a 5,5 meses de facturación". Esto equivale a 7,7 millones de m3 desde abril de 2018.

Y la tendencia no es alentadora. Según la entidad, en los últimos meses se registraron volúmenes decrecientes con precios todavía rezagados, pero esto es algo que "no contribuye a recuperar los volúmenes y la facturación perdidos durante los últimos cuatro años", remarcó la entidad.

Pero el problema central para los empresarios del sector es la pérdida de rentabilidad. De acuerdo al relevamiento, a precios de julio de 2022, se necesita vender 283.000 litros mensuales (283 m3) para alcanzar el punto de equilibrio. Con este parámetro el 48,1% de las estaciones de servicio no alcanza a cubrir los costos con las ventas de combustible.

En ese sentido, desde CECHA alertan sobre el bajo precio de los combustibles en el país, en relación a otros países de la región. Con datos del 18 de julio la nafta cotizaba a 1.022 dólares por litro, sólo superando a Venezuela (0,022 US$/l), Bolivia (0,542) y Ecuador (0,634). 

En contraste, el ránking incluye a países como Uruguay (2,015 US$/l), Perú (1,547), Canadá (1,465), Brasil (1,156) o Estados Unidos (1,110), muy por encima de la Argentina. 

En el caso del gasoil el panorama es semejante, con Uruguay encabezando el listado con 1,619 dólares por litro, Brasil (1,460) y Estados Unidos (1,297), mientras que del litro de diésel en Argentina cuesta 1,151 dólares. 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?