En el mes en que la inflación puede superar el 7%, en Brasil hubo deflación

En el mes en que la inflación puede superar el 7%, en Brasil hubo deflación

Según estimaciones oficiales llegó a 0,68% en julio, marcando un fuerte contraste con la aceleración inflacionaria que se observa en la Argentina. Fue la mayor caída de precios internos en más desde 1980.

MDZ Dinero

MDZ Dinero

Casi podría decirse que dato mata relato. Los argumentos del gobierno argentino acerca del impacto de la inflación mundial en el plano local, fueron virtualmente refutados este martes por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), el organismo oficial. Fue al difundir el dato de inflación de julio en ese país, indicando un retroceso del 0,68% en los precios al consumidor. 

No es un porcentaje menor, en un mundo que avanza en la dirección contraria con los países más desarrollados exhibiendo ya niveles de inflación que coquetean con los dos dígitos, el nivel más elevado en cuatro décadas

Brasil es noticia por lo contrario, tuvo deflación de 0,68% en julio, y es la mayor caída de precios mensual desde 1980. También es la primera baja desde mayo de 2020, en el marco de las restricciones a la circulación por la pandemia de coronavirus. 

El presidente Jair Bolsonaro, necesita a su ministro de Economía, Paulo Guedes, de cara a las elecciones generales del 2 de octubre. 

De acuerdo al IBGE en la deflación de julio incidió la baja de los precios de los combustibles y la energía eléctrica. Sin embargo, también es resultado de un proceso de suba de tasas de interés para contener la inflación. El pasado 3 de agosto el Comité de Política Monetaria del Banco Central dispuso el alza de tasas de interés a 13,75%, siendo la duodécima suba consecutiva desde agosto de 2020. 

Es una herramienta que dispuso la autoridad monetaria para combatir la inflación, que ya llegó al 11,89% en junio para los últimos doce meses, que es el máximo nivel en dos décadas. Ya el mes pasado la inflación había caído a 0,67%, luego de haber sido récord durante el primer semestre.

Menor presión tributaria

El retroceso de precios en la principal economía de América Latina tuvo lugar después de que el Gobierno lograra aprobar una ley para eliminar parte de los impuestos cobrados por los Estados a las naftas y al etanol, dispuestos en su momento para financiar la salud y la educación.

La petrolera estatal brasileña es la que marca la línea del sector en la mayor economía de la región.

Pese a ello, el Poder Ejecutivo decidió mantener los precios fijados en dólares por la estatal Petrobras, y alineados con los precios internacionales del petróleo.

En gran medida las chances electorales del presidente Jair Bolsonaro en las elecciones generales del 2 de octubre próximo, cuando va por la reelección, dependen la economía y de la caída de precios que afecta a los bolsillos de los sectores más vulnerables.

La deflación de julio posibilitó una baja en la inflación acumulada en 12 meses a 10,07%. Sin embargo, el mercado financiero espera 2022 termine con un incremento de precios del 7,1%, más del doble de la meta fijada por el Banco Central en 3,5% anual.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?