El sorpresivo paro en una multinacional que sacude a toda la industria

El sorpresivo paro en una multinacional que sacude a toda la industria

Ya los aumentos salariales no logran frenar los conflictos gremiales. No hay incremento que alcance con una inflación desbocada. El caso de la multinacional John Deere, en Santa Fe, es un ejemplo. Produce maquinaria agrícola y pese al buen momento del sector no pudo evitar el conflicto.

Horacio Alonso

Horacio Alonso

La inflación golpea a toda la economía. Los consumidores, los fabricantes, los empleados. No hay sector que no esté sufriendo las consecuencias. En esa puja distributiva, se viven momentos de tensión.

El problema es que, a medida de que se acelera la suba de precios, las soluciones son más difíciles. Eso se percibe cada vez más en las discusiones entre empresas y trabajadores por las negociaciones paritarias. Esto sucede hasta en sectores que muestran crecimiento. Incluso, la tensión gremial pone en riesgo el aumento de producción de muchas empresas, tanto chicas como grandes.

Un ejemplo es lo que sucede en la multinacional John Deere, fabricante de maquinaria agrícola, radicada en la localidad de Granadero Baigorria, en Santa Fe.

La falta de acuerdo de incremento salarial provocó que los trabajadores de la empresa decidieran un paro, una medida que no tiene antecedentes en la empresa en más de 50 años. La última vez fue en 1969. El cese de actividades durará desde este jueves hasta el martes próximo.

La decisión ya fue comunicada a la empresa por una comunicado del Sindicato Obreros y Empleados de la Industria de Tractor. El texto señala que la empresa “no mejoró la propuesta salarial conforme a lo requerido por la asamblea del 30 de abril.”

Hace una semana, esta asamblea rechazó la siguiente pauta de aumento: suba del 18% para abril pasado y 12,02% en junio, lo que hace un acumulado de 32,18%. A esto se suma una cláusula de revisión automática en agosto/septiembre si el IPC del Indec supera ese porcentaje. Además, un aumento del subsidio al transporte de $1.500 para llevarlo a $7.000 por mes. La vigencia del acuerdo era hasta septiembre próximo.

Como contrapropuesta, el gremio reclama un aumento salarial del 50% sin escalonamiento.

Con la propuesta de la empresa, el sueldo básico se llevaría a $95.000.

Fuentes gremiales explicaron a MDZ que ese incremento es menor al alcanzado por otros sectores, sin tener en cuenta que la industria de maquinarias agrícolas está mostrando un crecimiento. Esto hace que haya mucho malestar entre los empleados, quienes presionaron al gremio para tomar una medida.

El punto es que esta situación es una muestra de lo que pasa en muchísimas empresas y refleja el descontento de los trabajadores en un momento de alta inflación. Se teme que la multiplicación de estos casos impacte a los niveles de producción y paralice la actividad.

La empresa ocupa a 300 trabajadores dentro del convenio y una cantidad similar, fuera de acuerdo, que no harán paro porque no están sindicalizados.

Según datos de la División de Maquinaria Agrícola la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (ACARA) los patentamientos de cosechadoras, tractores y pulverizadoras de abril de 2022 que alcanzaron las 585 unidades, una suba 22,4% interanual ya que en abril de 2021 se habían registrado 478. 

Si la comparación es con su antecesor mes de marzo se observa una baja del 2,3%, ya que en ese mes se habían patentado 599 unidades.

Los datos muestran que en abril se patentaron 66 cosechadoras, una baja del 31,3% comparado contra las 96 unidades de marzo, pero una suba del 17,9% si la comparación es interanual, ya que en abril de 2021 se habían registrado 56 unidades.

En cuanto a tractores, en abril se patentaron 469 unidades, una suba del 3,1% comparado contra las 455 unidades de marzo, y una suba del 31,4% si la comparación es interanual, ya que en abril de 2021 se habían registrado 357 unidades.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?