Mercado: el mundo se derrumba y lo peor, de nuevo, es Argentina

Mercado: el mundo se derrumba y lo peor, de nuevo, es Argentina

Wall Street cayó hasta 6%. Las acciones locales, lo peor. Los Bonos argentinos cotizan a precios de default. Al impacto de la pandemia que sigue dando sustos, se sumó la invasión a Ucrania. Ahora pegan fuerte las malas perspectivas para el consumo en EE.UU. y el mundo y la suba de tasas.

MDZ Dinero

MDZ Dinero

Una tormenta perfecta caía hoy sobre la economía del mundo. El ritmo de las fuertes bajas en todos los mercados tenía un motor central: el miedo al riesgo. En ese vendaval, el índice Dow Jones cayó hasta 6% y hacia el cierre se recortaba cayendo 4%. El Nasdaq, impactado por la impresionante caída de las empresas tecnológicas, cae ahora cerca de 5%. En ese marco, las empresas argentinas que cotizan en Nueva York lideraban bajas, como sucede normalmente, de hasta 9,5% como el caso de  Mercado Libre (9,5%) o Ternium e YPF (5,6%). Esta claro que en Buenos Aires la ola de bajas en el mundo no llegó hoy por el extraño feriado que se decretó por Censo 2022, pero lo que sucedió en Nueva York es el antecedente de los movimientos que podrán verse mañana en la apertura local. El riesgo país local no se queda atrás llegando casi a 2000 puntos de nuevo en medio de una caída de los bonos locales que los llevó a valores de default. Eso es lo que el mundo está leyendo hoy sobre la Argentina.

Las explicaciones del fenómeno que se vio hoy en los mercados del mundo son varias, pero más peligrosos aún son los análisis del panorama por venir. Los actos del mercado y tambien la Reserva Federal en Washington ven un escenario cercano de estanflación, lo que indica dos escenarios duros: recesión y al mismo tiempo la necesidad de la autoridad monetaria estadounidense de continuar con la suba de tasas. No hay peor combinación posible para la economía real y los mercados.

La lista de malas noticias es larga. A la alta inflación que registra Estados Unidos y a la que se suman otros países como Gran Bretaña, que ayer reveló con el número de mayo una inflación anualizada de 9 %, hay que sumar el recorte de liquidez por parte de la Reserva Federal con la suba de  tasas, los efectos sobre los precios internacionales de la invasión de Rusia a Ucrania y los bloqueos de ciudades en China por el rebrote de covid de la mano de omicron y sus cinco variantes. Fue más que el riesgo lo que impulsó los movimientos: directamente fue pánico.

Un dato impactó con más fuerza que los demás hoy en Estados Unidos. Las acciones de la cadena minorista Target perdieron  25% y los 11 sectores que componen el S&P 500 estaban en rojo. Junto con ellos caían  Amazon 5,21%, Apple 3,77%, y Netflix 3,84%.

Target es una cadena de supermercados donde suele comprar la clase media estadounidense. Allí el problema es el temor al impacto en el consumo que pueda tener la debilidad de la economía mundial y especialmente un alza de precios a la que los norteamericanos no están acostumbrados. El mismo fenómeno en Argentina quizás hubiera pasado más desapercibido. En Estados Unidos no: casi todas las acciones de supermercados cayeron ante la idea de un recorte en el consumo. 

Poco ayuda el gobierno de Joe Biden con sus dubitativos pasos ante la crisis y menos cuando culpa a la guerra en Ucrania como causa exclusiva de los problemas. Es cierto que la suba de combustibles es hoy el motor número uno de la inflación estadounidense, pero tambien existen condiciones previas, como la enorme emisión a la que hecho mano en la pandemia y la desconfianza en el rumbo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?