Los errores más comunes a la hora de valuar tu negocio

Los errores más comunes a la hora de valuar tu negocio

Al tratar de conocer cuánto vale realmente nuestra empresa, debemos contemplar una serie de cuestiones.

Inversor Global

Inversor Global

Valuar un negocio puede llegar a ser fundamental al momento de querer buscar un socio estratégico que pueda aportar dinero, experiencia, contactos y compromiso con el proyecto.

Sin embargo, así como es fundamental, también es difícil, principalmente porque se llevan a cabo una serie de errores muy comunes que retornan malos resultados.

Contemplar el tamaño de mercado

Uno de los errores más frecuentes es hacer una valuación guiándonos únicamente por el tamaño del mercado. Si bien conocer el mercado es relevante, no suele ser un dato clave a la hora de establecer cuánto vale tu empresa, sobre todo si aún no has tenido ventas o estas han sido escasas.

Confundir precio con valor

Una empresa puede valer USD 10 millones por sus bienes, pero eso no significa que para deshacerte de la misma o conseguir un nuevo socio haya que pagar este precio. En la mayoría de los casos, el comprador no solo va a pagar por lo que la empresa valga contablemente, sino también por sus expectativas y visión del negocio.

Mirar solo lo financiero

Otro error muy común es únicamente tomar como referencia los aspectos financieros de la compañía. Hay que tener en cuenta otros factores cruciales a la hora de salir a buscar inversión, como las proyecciones futuras del negocio y los riesgos que deberán asumir los posibles inversores, ya que de esto también dependerá cuánto estén dispuestos a invertir y a qué valuación.

No observar los resultados históricos

Un problema que se presenta bastante seguido es hacer una valoración de la empresa teniendo en cuenta los resultados que obtuvo en un corto o mediano plazo. A la hora de valuar una compañía, se deben tener en cuenta todos los resultados a lo largo del tiempo para hacerlo correctamente.

Creer que lo extraordinario es ordinario

Nunca se debe tomar como valor a un hecho extraordinario. Supongamos que tenemos una empresa dedicada a la confección, empaquetado y distribución de barbijos. Esta compañía cuenta con 30 años en el mercado y sus ventas, en promedio, fueron de USD 100.000 anuales.

Con el efecto de la pandemia, la compañía facturó el último año USD 500.000 anuales. ¿Sería correcto valuar esta compañía tomando como referencia esta última facturación? La respuesta es un rotundo no, ya que se obtuvieron estos ingresos por un hecho extraordinario, una pandemia donde el consumo de barbijos pasó de pertenecer de un sector reducido a casi todas las personas del planeta.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?