El sombrío pronóstico que ubica a la inflación anual cerca del 80%

El sombrío pronóstico que ubica a la inflación anual cerca del 80%

Gustavo Reyes, uno de los autores del “Informe de Coyuntura del IERAL”, dialogó con MDZ Radio acerca de por qué Argentina transita un círculo vicioso económicamente hablando. Aseguró que “los argentinos caminarán por una cornisa angosta” durante 2023.

MDZ Radio

MDZ Radio

Luego de conocer los números inflacionarios de abril por parte del INDEC, que fue de 6,0%, MDZ Radio entrevistó a Gustavo Reyes, economista de la Fundación Mediterránea, uno de los autores del “Informe de Coyuntura del IERAL” para conocer “si realmente hubo una mejoría” en la economía nacional. Sin embargo, el especialista argumentó que “Argentina está en un círculo vicioso, conocido como el perro que persigue su cola” y aseguró que para 2023 “los argentinos caminarán por una cornisa angosta” durante el periodo electoral.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) informó que la variación interanual de los últimos 12 meses alcanzó un 58%, la cifra más alta desde 1992. Por esta razón, el economista que trabajó en el último informe de la IERAL manifestó que Argentina está en “un escalón por arriba” de la inflación desde hace un tiempo. “No hace mucho estábamos en un escalón inflacionario cercano del 3% mensual, el cual estuvimos asentado en él durante un largo tiempo. Pero hace muy poquito nos trasladamos al escalón del 5% y ahora nos asentamos entre el 6% y el 7%”, afirmó. 

Según el especialista, “esto significa hacer un asado muy cerquita de dos garrafas de gas, esperando que en cualquier momento, una chispa denote una gran explosión a causa de que las tasas inflacionarias son muy altas en un contexto nacional e internacional donde Argentina no posee alguna ayuda posible”, añadió. 

Anteriormente, el ministro de Economía Martín Guzmán, había argumentado que para el “primer trimestre del 2022” se iba a registrar una inflación alta que iría bajando al acercarse el segundo trimestre del año y sumado a que “mes a mes” se esperan nuevos aumentos tarifarios que repercuten aún más en el bolsillo de los ciudadanos. Por lo cual, el especialista en economía aseveró que se espera un cierre del año y principios del 2023 “delicados” en materia inflacionaria. 

“El año pasado cerramos con una inflación cercana al 50%. Ahora llevamos dos meses, marzo y abril, con altos niveles inflacionarios que rondan entre el 6% y 7% mensual. Sí tuviéramos, la posibilidad de cerrar este año con una inflación del 5%, implica que en diciembre de este año respecto del mismo mes del pasado 2021, tendríamos una inflación cercana del 80% anual. Tenemos un nivel inflacionario muy alto y es muy difícil de lograr una sustancial baja, incluso en los mejores escenarios favorables”, aseguró.

“Esperamos arrancar el 2023 con una leve baja inflacionaria. No obstante, sigue siendo una locura pensar que este año podemos cerrar con una inflación cercana al 5%. En el mejor de los casos se espera que el año que viene durante el proceso electoral, los argentinos caminemos en una cornisa muy angosta, que se irá achicando aún más, si el gobierno incumple con sus obligaciones con el Fondo Monetario Internacional”, asumió.

Gustavo Reyes también remarcó que el contexto internacional incide un 15% en la suba de los precios de las mercaderías, pero destacó que el 85% de la culpabilidad la tiene el Frente de Todos, al haber heredado las consecuencias del 2021, donde argumenta que “la emisión monetaria” antes de las elecciones legislativas, descontroló los precios reales de los productos. “El plan platita no fue un fenómeno que repercutió instantáneamente en los precios, pero se trasladó en el tiempo y es lo que estamos padeciendo en este momento. Al mismo tiempo, los conflictos políticos dentro del Frente de Todos, después de firmar con el FMI, nuevamente creó inestabilidad en la economía”, explicó.

“La realidad económica del país es un círculo vicioso, como el perro que persigue su cola. Llega a un punto que el animal se marea y se cae. No digo que la economía esté mareada, sino caída. El Gobierno percibe que la economía está en baja y sigue emitiendo dinero. Esos bonos generan inflación y se traduce en pan para hoy y hambre para mañana”, sentenció.  

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?