Microchips: ¿el negocio de esta década?

Microchips: ¿el negocio de esta década?

Las empresas fabricantes de microprocesadores han experimentado una elevada demanda en los últimos años.

Inversor Global

Inversor Global

Por Ray Blanco*

El negocio de los chips informáticos tiene una gran relevancia económica en muchísimos países, como es el caso de Estados Unidos. En estos países, las grandes ofertas de adquisición o fusión de esta industria tienen que pasar por una serie de revisiones antes de aprobarse (y no siempre lo logran).

Esto le ocurrió a la compañía Nvidia Corporation (NVDA): la empresa hizo una oferta para adquirir a la diseñadora de chips ARM, propiedad de SoftBank Group Corp, pero la transacción no fue aprobada.

El acuerdo entre estas dos empresas ya tuvo inconvenientes. Por ejemplo, la empresa de diseño de chips, con sede en el Reino Unido, se enfrentó al escrutinio de su país de origen. Es entendible: ARM es una de las empresas de chips más importantes del mundo.

Sus chips forman parte de casi todos los celulares del planeta, con un sinfín de aplicaciones adicionales. Esto sin contar que la empresa aún está en el proceso de convertirse en un gran competidor con la mundialmente conocida Intel en el ámbito de los servidores, las notebooks y las computadoras de escritorio.

Más allá de lo sucedido en Reino Unido, incluso los reguladores chinos prestaron especial atención al acuerdo. Sin embargo, terminó siendo la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos la que denegó la adquisición, refiriéndose a “problemas de competencia”.

Empresas mundialmente conocidas, como Microsoft, también se quejaron, alegando que la adquisición de Nvidia perjudicaría un ecosistema de semiconductores centrado en ARM. Esto beneficiaría en sobremedida a NVDA y otros actores clave.

A pesar de esto, Nvidia es una gran empresa, incluso si el acuerdo con ARM no llega a buen puerto. Así que, aunque sea una decepción para Nvidia, la empresa aún tiene mucho futuro por delante.

En el caso de ARM, la empresa se ha convertido en una compañía muy importante, aún más importante que hace una década. Si SoftBank decide escindir de ARM en una nueva salida a la bolsa, todos deberíamos estar atentos.

La industria de semiconductores se prepara

En los próximos años, se usarán cientos de miles de millones de semiconductores en la construcción de nuevas fábricas, por lo que habrá un aumento de la producción en la industria de semiconductores.

La compañía Taiwan Semiconductor (TSM) tiene previsto invertir USD 100.000 millones en los próximos tres años para reforzar su capacidad de producción. Ese dinero no solo se usará en Taiwán, sino también en lugares como Estados Unidos, Japón y Arizona.

TSM no es el único gran fabricante de chips que produce en lugares como Arizona. La estadounidense Intel tiene previsto invertir USD 20.000 millones en dos nuevas fábricas en el estado.

Y luego está Ohio: allí, Intel tiene pensado gastar USD 100.000 millones en lo que podría convertirse en el mayor complejo de semiconductores del mundo.

Con respecto al continente asiático, tenemos el gigante surcoreano de los semiconductores Samsung. La empresa está invirtiendo USD 17.000 millones en una nueva planta de chips en Texas, como parte de una expansión de USD 205.000 millones en chips y biotecnología durante los tres próximos años.

Sin embargo, recordemos que estos son solo datos de los tres fabricantes más grandes de la industria de los chips. Las empresas pequeñas y medianas están invirtiendo miles de millones de dólares en total para satisfacer también la demanda actual y futura.

Toda esta nueva construcción y expansión se traduce en una gran demanda para empresas de equipos de fabricación de chips como ASML Holding N.V. (ASML), una empresa estadounidense.

ASML construye equipos de tecnología ultravioleta extrema, también conocidos por su abreviación EUV, y son utilizados para fabricar los chips más potentes del mundo. El nuevo sistema de fotolitografía de vanguardia de ASML podría estar entre las creaciones más complejas que ha hecho el ser humano en su historia.

Aunque la cadena de suministro de semiconductores tiene problemas en el presente, las empresas están invirtiendo grandes cantidades de dinero para solucionarlos.

Pero no se trata de una resolución rápida. La construcción y el suministro para más fábricas tardará años en completarse. Sin embargo, de momento, los semiconductores tienen una gran demanda y alcanzan precios elevados debido a la escasez.

Incluso con el mercado bajista que está viviendo la industria de la tecnología, vale la pena analizar en profundidad muchas de estas empresas afiliadas a los semiconductores y el sector como un todo.

 

*Experto en inversiones tecnológicas.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?