Hablemos de Rocky Balboa

Hablemos de Rocky Balboa

Rocky Balboa: un joven boxeador de Philadelphia, de limitados recursos y baja educación, es aprovechado para pelear contra el campeón estadounidense, Apollo Creed, educado, exitoso y multimillonario que necesita recuperar la atención americana.

Martín A. Litwak

Quienes vivimos parte de la infancia o la adolescencia entre los años 80 y 90, pero también quienes fueron o son apasionados por esas décadas, vimos las películas de Rocky. Y probablemente no sólo las vimos: las disfrutamos, las sufrimos, las hicimos propias. Jugamos a ser Rocky Balboa pegándole puñetazos a alguna almohada, repetimos frases famosas de la saga, debatimos sobre cuál de los rivales de Rocky era más difícil y hasta jugamos a saltar escalinatas para llegar a la cima con los brazos en alto, a los saltos, tarareando o gritando la música de la película.

Todos sabemos lo que pasa en este tipo de películas: el mendigo le gana al millonario, la bondad sobre la maldad. No defrauda en eso, ni en el romanticismo (Rocky se pone de novio con la vecina del barrio, una empleada de una tienda de mascotas), ni en la intensidad del combate de box. Y un primer éxito deriva en una saga: en Rocky II vuelve a pelear contra Apollo Creed, la revancha entre campeones; en Rocky III aparece un personaje malvado, Clubber Lang, interpretado por un famoso de la época: Mr T, protagonista de la serie Brigada A; en Rocky IV, la escenografía se traslada a la Unión Soviética, donde el boxeador americano no sólo enfrenta a Ivan Drago, sino también al comunismo; en Rocky V, ya retirado, reaparece Balboa para entrenar a un joven; luego hay otro film, Rocky Balboa, donde combate por orgullo contra el joven del momento.

Rocky y Apollo

Lo que no aparece en esta enumeración es el lado B. Una arista que tenemos internalizada, que vemos como parte de una cotidianidad, que aceptamos como algo normal. Como dice el slogan de un canal de cable: "Pasa en las películas, pasa en la vida, pasa en TNT"

Repasemos:

  • Tras el éxito en el primer combate, en la segunda película Rocky vuelve a pelear porque necesita plata. Todo lo que ganó, millones de dólares, se los gastó en lujos. El derroche lo dejó en bancarrota. El desconocimiento, la falta de educación (en general, financiera incluida) y de asesoramiento le jugaron en contra. No supo administrar su llegada a la cima.
  • En la tercera, el dinero ya no es un problema, pero está presente como pocas veces. Rocky vive en una mansión, tiene dinero de sobra, patrocinadores, es famoso y millonario, realiza peleas de exhibición para ganar más dinero, sin riesgo alguno de perder lo conseguido (hasta que aparece el mencionado Clubber Lang y la historia se centra en el boxeo).
  • En la cuarta, el dinero es central de otra manera: Rocky deja sus lujos y comodidades para ir a entrenar a un pueblo soviético donde no hay gimnasio ni máquinas ni electricidad: camina sobre montañas de nieve, levanta troncos, se cuelga de vigas de madera mientras su rival aprovecha la tecnología de avanzada que obtienen los privilegiados del sistema comunista. Se trata de una entrega que, por otro lado, describe a la perfección los tiempos finales de la Guerra Fría que caracterizó al mundo de la posguerra. Desafortunadamente, la reciente invasión de Rusia a Ucrania, que aprovechamos para repudiar de la manera más enérgica desde este espacio, nos muestra - una vez más - la tendencia que tenemos los seres humanos de repetir los errores del pasado. Pero sigamos con Rocky...
  • En la quinta regresan los problemas mundanos: Rocky descubre que fue engañado por un asesor y está, otra vez, sin dinero. Necesita plata, quiere volver a boxear, pero su salud no se lo permite. Termina conociendo a un joven y se propone entrenarlo. Lo hace por orgullo, pero sobre todo por necesidad. Finalmente, pelea con él.
  • En la sexta, retirado y con varios años encima, de nuevo en el barrio de su infancia, administra un restorán italiano que resume una situación económica infinitamente menos holgada de lo que pudo haber sido. Quiere ser algo. Alguien. Piensa en abrir un centro de entrenamiento, aunque finalmente pelea contra el joven boxeador del momento. Por orgullo, ya que gran parte de las ganancias serán donadas.

Tenemos, a simple vista, un problema habitual: la fama apresurada, la falta de asesoramiento, la ausencia de planificación de un patrimonio conseguido sin siquiera soñar con él. Una realidad demasiado común en jugadores de fútbol, de básquet, atletas en general, y también en artistas. De eso hablo en mi último libro, Planificación patrimonial para celebrities, pero de eso se habla poco en la vida. Porque eso es, para nosotros, la vida. Lo que vemos y atravesamos.

Convivimos con famosos en la ruina; con familiares que hacen malos negocios y pierden lo conseguido; con hijos que tienen que hacerse cargo de deudas familiares; con peleas entre hermanos por los bienes de las empresas de los padres. Es tan habitual que luego, cuando esas historias llegan a la pantalla grande, son un éxito (el último caso, tal vez, sea Succession, la serie en la que cuatro hermanos pelean por ser los herederos del padre, un exitoso empresario). Porque son nuestras historias. Nuestra historia.

Por eso quería hablar de Rocky esta vez. Para recordarlo y recordar con él lo que vivimos a diario sin prestarle tanta atención, o sin buscar soluciones realistas, generalmente –con un buen asesoramiento– al alcance de la mano. No, no tenemos que ver como algo normal que alguien gane mucha plata y la pierda enseguida. No tenemos que ver como algo normal que los negocios familiares terminen generando problemas entre los sucesores. No tenemos que ver como normal que al morir nuestros padres tengamos que ver qué hacemos con los bienes familiares. No. Hay muchas herramientas para evitarlo. Para organizar. Para prever. Para planificar. Eso debería ser lo normal. Y es una batalla que, como la que enfrentamos contra los infiernos tributarios, a favor de la competencia fiscal y de la libertad, tenemos que ganarla.

* Martín A. Litwak (@MartinLitwak), autor del Iibro Planificación Patrimonial para Celebrities, fundador y CEO de Untitled SLC.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?