Temporada de balances: una oportunidad perecedera

Temporada de balances: una oportunidad perecedera

Aunque los inversores novatos buscan adelantarse a la temporada de balances, este enfoque no siempre es el más acertado.

Inversor Global

Inversor Global

Por Germán Fuentes

Las acciones estadounidenses han empezado el verano del hemisferio norte con poco movimiento, pero parece que las condiciones del mercado mejoran día tras día.

Estamos comenzando julio, así que estoy enfocado en encontrar las mejores oportunidades que aún no se han materializado. Y algo importante a lo que hay que estar atento ahora es a la temporada de balances corporativos.

Es un gran momento para especular... no es inusual ver algunas acciones yendo al alza antes de los anuncios de resultados, y usar contratos de opciones financieras puede ayudarte a capitalizar esos movimientos.

Las empresas son siempre ambiciosas sobre sus resultados; muchas plantean grandes expectativas para cerrar el segundo trimestre del año. Pero… ¿van a estar todas a la altura de las expectativas? Lo más probable es que no. Sin embargo, ese no es el punto. Puedes aprovechar el entusiasmo de esos días previos a conocerse los resultados trimestrales como un vehículo para obtener ganancias, vendiendo cuando los precios son más fuertes.

Ahora, claro que podrías mantener esas posiciones a más largo plazo, pero ya en ese escenario la especulación comienza a convertirse en una apuesta. En especial porque un buen desempeño en los resultados trimestrales no siempre significa que la acción se va a disparar.

Así que, si estás decidido a mantener tu posición durante la temporada de ganancias, sólo asegúrate de no estar sobreexpuesto, por si la empresa en la que estás apostando no llega a su objetivo.

Aprovechar todo el entusiasmo que hay en esta temporada de resultados puede ser una excelente forma de obtener ganancias rápidas. La clave está en armar tus posiciones antes de que se diluyan los precios y cambie el rumbo del mercado.

Una lección para no seguir

Oficialmente estamos en julio. Comenzó un nuevo mes y un nuevo trimestre, y los mercados parecen expectantes de una gran tendencia alcista. El entorno es bastante optimista mientras avanzamos en el verano estadounidense, pero es importante recordar que no tienes que comprar todo lo que veas solo por la expectativa de que irá al alza.

Es fácil entusiasmarse al ver acciones en verde en tu pantalla, pero es crítico seguir los mismos patrones de análisis que sigues cuando los mercados son pesimistas. Especialmente si estás invirtiendo en el largo plazo. No te conviene nunca invertir a la larga en papeles solo porque todo el mundo está comprando.

Mira lo que está ocurriendo en el mercado y las tendencias en las que estuviste trabajando últimamente. Arma una lista manejable de acciones que te gusten y trata de comprar a un precio decente.

La temporada de ganancias es una cosa: es tiempo para especular en el corto plazo. Pero al invertir a largo plazo, incluso en estas épocas, no conviene hacer nada diferente a lo que habitualmente haces a la hora de seleccionar acciones. Mantener la mentalidad de siempre en tus decisiones es lo más inteligente.

Claro que eso requiere disciplina para ignorar el ruido y controlar la codicia. No todos lo tienen: muchos inversores, de hecho, se muestran proclives a rendirse antes de comenzar a tener ganancias por eso mismo.

Los nuevos traders con frecuencia tiran la toalla después de unos pocos meses. Otros se desalientan por una pérdida importante. E, inevitablemente, unos pocos barren con las ganancias que tanto esfuerzo les costó alcanzar en una apuesta que anduvo mal. No hay información real que explique cuántos inversores novatos no obtienen ganancias en su primera operación.

Dicho eso, apuesto que a la mayoría de los inversores novatos no les va bien por una simple razón: quieren ser más listos que el mercado.

Muchos novatos ven el trading como una batalla de ingenio. Están decididos a doblegar al mercado y ganar en el corto plazo. Para ellos, eso significa elaborar complicadas estrategias y utilizar incontables indicadores para identificar ideas de inversión. Pero, con el paso de los años, descubrí que cuanto más compleja es tu estrategia de inversión, peores los resultados en el largo plazo. Como casi todo en la vida... más simple, mejor.

Por supuesto, “simple” no necesariamente significa fácil… No es fácil implementar una estrategia sencilla de trading. Incluso es más difícil comprometerse con una cuando los mercados se agitan. Pero con la mentalidad apropiada y consistencia en el tiempo, puedes iniciar tu propio camino hacia la rentabilidad. Y la temporada de balances es una época excelente para ensayar eso mismo.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?