Cómo multiplicar exponencialmente el dinero a través de las penny stocks

Cómo multiplicar exponencialmente el dinero a través de las penny stocks

El mercado oculta oportunidades explosivas, más allá de las acciones más conocidas y populares.

Inversor Global

Inversor Global

Por Alberto Chan

Cuando hablamos de bolsa, nos viene a la cabeza la compraventa de acciones sobre grandes compañías que todos conocemos, ya que usamos casi a diario gran parte de los productos o servicios que ofrecen.

Empresas como Apple, Amazon, Tesla o McDonald’s nos resultan familiares y el precio de sus acciones suele tener a largo plazo excelentes rentabilidades por la buena marcha de las compañías.

No obstante, existen otro tipo de empresas donde la obtención de rentabilidad alta por la suba de sus acciones puede ser espectacular. Y, sin embargo, no son empresas tan conocidas.

Qué son las penny stocks

En la mayor parte de los casos, hablamos de compañías totalmente desconocidas por el público en general (por ser empresas pequeñas en cuanto a capitalización bursátil).

Por esa razón, a las empresas que tienen un valor en bolsa pequeño o muy pequeño las denominamos “penny stocks”, frente a los famosos “blue chips” que componen las grandes compañías que mueven la mayor parte del dinero en bolsa cada día.

En las “penny stocks” es donde los inversores formados y especialistas en detectar oportunidades más dinero hacen en bolsa, ya que las subas de estas empresas (cuyo precio de sus acciones puede ser de pocos centavos), pueden pasar a valer varios dólares en poco tiempo, obteniendo rentabilidades superiores al 100% y al 1.000%.

La idea fundamental de quienes hacen trading profesional aprovechando este tipo de compañías es buscar aquellas que, tras pasar por una mala etapa financiera y económica, tienen síntomas de mejora, pudiendo volver a niveles “aceptables” de ventas, ingresos y beneficios.

Qué es la rentabilidad asimétrica

Este concepto es clave para entender el motivo por el cual un inversor puede preferir invertir en estas empresas en dificultades económicas, en vez de hacerlo en empresas grandes y consolidadas. Todo se resume al famoso ratio riesgo-beneficio.

En empresas ya consolidadas, normalmente el precio de sus acciones suele tener un recorrido más estable y es muy difícil que puedan llegar a multiplicar varias veces su precio. Esto es porque estas compañías están en fase de madurez con cuotas de mercado ya estables y luchando más por “no perder el terreno ganado”.

Sin embargo, en las “penny stocks” es donde la rentabilidad asimétrica juega a nuestro favor. Debemos tener en cuenta que el riesgo de invertir en este tipo de compañías puede ser la pérdida total de la inversión (recordemos que suelen ser compañías en una mala situación financiera y algunas de ellas quiebran).

Sin embargo, el potencial de muchas de estas compañías supone llegar a multiplicar nuestra inversión x5, x10 o x20 la inversión. Lo que nos ofrece una simetría de rentabilidad.

Analizado desde el punto de vista estadístico, en el peor de los casos con una empresa de este estilo podríamos llegar a tener una pérdida total del 100% (la totalidad de la inversión), pero, en caso favorable, las rentabilidades obtenidas podrían superar el 1.000% (multiplicando la inversión más de diez veces).

De ahí la relación asimétrica en las “penny stocks”, que es el motivo por el cual muchos inversores profesionales optan por ellas, teniendo también como alternativa grandes compañías.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?