Cómo aprovechar al máximo los dividendos de los Cedears

Cómo aprovechar al máximo los dividendos de los Cedears

Al cobrar la renta periódica en dólares, es importante aprender a gestionarla para continuar aumentando el capital en el largo plazo.

Inversor Global

Inversor Global

Por Gonzalo Andrés Castillo (@gzcasti)

Uno de los principales atractivos de los Cedears es la renta que pueden llegar a repartir periódicamente en dólares. Estas ganancias, llamadas dividendos, representan una porción de los beneficios que obtienen las compañías y que les brindan a los accionistas para que gocen de una rentabilidad de la inversión.

Si bien al cobrar los dividendos se suelen utilizar para consumir bienes y servicios en el día a día, es importante aprender a potenciarlos mediante una estrategia de reinversión.

Cómo reinvertir los dividendos de los Cedears

Para sacarle el máximo partido a los dividendos y así lograr incrementar aún más el capital, se necesitan conocer las diferentes alternativas que existen para conseguirlo.

En primer lugar, los dividendos pueden utilizarse para comprar aún más Cedears de la misma compañía. En este caso, se potenciaría el rendimiento si la inversión está evolucionando bien, pero se aumentaría el riesgo, ya que no solo se continuaría invirtiendo en un activo de renta variable, sino que también se trataría de la misma empresa, por lo que se podría llegar a obtener una baja diversificación.

Por otra parte, se puede tomar una postura más conservadora y colocar la renta en instrumentos de renta fija como los bonos corporativos. De seguir esta estrategia, las futuras rentas serían aún más importantes ya que esta clase de activos suele pagar mejores ganancias prestablecidas que las acciones que distribuyen dividendos.

A su vez, también es posible colocar la ganancia trimestral de los Cedears en un fondo común de inversión mixto que invierta en toda clase de activos. De esta forma, se llegaría a un equilibro entre riesgo y rentabilidad.

La importancia de aprovechar la capitalización compuesta

Independientemente de la estrategia de reinversión escogida, lo importante es aprovechar las ventajas de la capitalización compuesta, también conocida como interés compuesto.

Básicamente, esta técnica consiste en reinvertir la ganancia para que los próximos rendimientos se efectúen sobre el capital ya incrementado. Por ejemplo, si un inversor coloca USD 1.000 a un 10%, obtendrá una ganancia de USD 100. Si toma ese monto y lo reinvierte a la misma tasa junto con el capital inicial, el próximo 10% sería USD 110, ya que se estaría basando en USD 1.100.

Debido a que la fórmula es exponencial, con el paso del tiempo la rentabilidad puede multiplicarse de una sorprendente manera. Según relatan los historiadores, para Albert Einstein, el interés compuesto representa “la fuerza más poderosa del universo”.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?