Cómo acceder a un préstamo barato desde la bolsa

Cómo acceder a un préstamo barato desde la bolsa

Gracias a la caución bursátil, cualquier inversor podrá endeudarse a una baja tasa de interés.

Inversor Global

Inversor Global

Al necesitar dinero para un emprendimiento o para realizar una importante compra, lo normal es dirigirse al banco de cabecera y negociar un préstamo. Aunque es la opción más común, lo cierto es que no siempre es rentable, ya que la tasa de interés a pagar suele ser muy alta. Afortunadamente, el mercado de capitales ofrece una alternativa mucho más económica: la caución bursátil.

Qué es la caución bursátil

La caución bursátil, conocida como “el plazo fijo de la bolsa”, es un vehículo financiero que consiste en un préstamo entre privados, en el cual intermedia el mercado. Básicamente, existen dos partes: el colocador y el tomador.

Mientras que el colocador es quien coloca dinero que le sobra a cambio de una tasa de interés, el tomador es el inversor que adquiere dicho dinero y que deberá abonar tal excedente.

Lo importante es que quien toma el dinero, es decir, el tomador de la caución, deberá dejar activos como garantía por un monto mayor del que pide prestado. La cantidad dependerá de los aforos que establezca el mercado, pero, por ejemplo, si tiene $100.000 en activos, solo podrá acceder a un préstamo de $80.000.

De esta forma, no existe riesgo de incumplimiento. A su vez, si los activos en garantía caen de precio, el tomador deberá reponer las garantías.

Históricamente, la caución ha rendido más que un plazo fijo convencional, y tiene una mayor liquidez, ya que se puede realizar desde un solo día.

A día de hoy, la tasa nominal anual se aproxima al 35%, lo que significa que el colocador recibe tal cifra a modo de interés y el tomador debe devolver ese dinero, convirtiéndose en el préstamo más barato del mercado, y más aún teniendo en cuenta que la tasa se encuentra por debajo de la inflación.

Consideraciones a tener en cuenta para tomar una caución

Como mencionamos anteriormente, para poder tomar una caución y obtener un préstamo de dinero se necesita dejar activos en garantía, por lo que solo los inversores pueden gozar de esta herramienta.

Por otro lado, si los activos en garantía caen de precio, hay que reponer el dinero restante para completar el aforo. Por ejemplo, si tenemos $100.000 en garantía en acciones, tomamos la máxima caución con un aforo del 80% ($80.000) y las acciones caen y el capital en garantía baja a $50.000, habrá que reponer otros $50.000 para poder seguir manteniendo los activos en cartera.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?