Bogleheads: el método para potenciar tus ahorros en el largo plazo

Bogleheads: el método para potenciar tus ahorros en el largo plazo

Apodada así por el inversor John Bogle, la técnica consiste en invertir el dinero en fondos indexados aprovechando el interés compuesto.

Inversor Global

Inversor Global

Por Gonzalo Andrés Castillo

John Bogle fue un inversionista y multimillonario estadounidense conocido por ser el fundador de The Vanguard Group, uno de los fondos de inversión más grandes e importantes del mundo, y por considerarse el “padre” de la inversión pasiva y los fondos indexados.

Debido a su popularidad y sabiduría, a lo largo de internet, una serie de seguidores de su carrera proclamados como “Blogleheads” comenzó a predicar una filosofía de inversión basada en los consejos del exitoso gestor de fondos.

Qué es el método Bogleheads

En simples palabras, el método Bogleheads consiste en invertir de forma pasiva a través de ETF que repliquen el comportamiento del mercado, como el SPY, el cual sigue la evolución del índice S&P 500.

Un ETF o Exchange-Traded Fund es un vehículo financiero que se considera la mezcla entre un fondo de inversión y una acción. En primer lugar, se asemeja a un fondo porque su evolución depende de un conjunto de activos que le dan forma. A su vez, también se lo relaciona con acciones ya que los ETF pueden ser comprados y vendidos en el mercado secundario de forma rápida, sencilla y económica.

Según John Bogle, es extremadamente difícil “ganarle al mercado”, es decir, obtener un rendimiento superior al que obtiene año tras año un determinado índice de referencia, normalmente el S&P 500, ya que es el más representativo por medir el comportamiento de las 500 empras más relevantes del mercado estadounidense y, por ende, del mundo.

Las ventajas del largo plazo

Debido a que esta estrategia es pasiva y se beneficia del interés compuesto, es recomendable aplicarla teniendo un horizonte de inversión de muchos años, o incluso décadas. Al tratarse de activos con volatilidad, las acciones son ineficientes en el corto plazo, pero muy eficientes en el largo, lo que permite obtener grandes retornos con el paso del tiempo. Por ejemplo, en los últimos 20 años, el S&P 500 logró un rendimiento promedio anual del 11% en dólares, una cifra que se encuentra muy por encima del 2,6% de inflación anual.

De esta forma, todo aquel que esté planeando su jubilación, la educación de sus hijos o la compra de una casa en las próximas décadas, debería seguir la técnica de la inversión pasiva a través de los fondos indexados.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?