Curioso: por qué en las "cuevas" dicen que sobran dólares

Curioso: por qué en las "cuevas" dicen que sobran dólares

Pese a estar a semanas de una elección clave y con expectativas de devaluación, la demanda de dólares de pequeños ahorristas es baja. La mayoría está vendiendo para pagar deudas y cubrir gastos. Otros, para comprar bienes, como autos o materiales para construcción.

Horacio Alonso

Horacio Alonso

La suba del “blue”, que ayer alcanzó un récord en el año, volvió a encender las alarmas. De todas maneras, el incremento de la cotización, en lo que va del 2021, está por debajo de los aumentos que registraron otras variables como, por ejemplo, la inflación.
Si bien los vaivenes del cambio paralelo es seguido con atención, los que se percibe en el mercado es que no existe una presión compradora marcada. 

Un buen termómetro es lo que sucede en las “cuevas”. Pese a sensibilidad que existe con el comportamiento de su valor, los operadores del sector aseguran que en sus oficinas sobran dólares, especialmente las que están fuera de la zona más caliente de la City porteña.

Esto se debe a que hay más vendedores “hormiga” que compradores. Se trata de pequeños ahorristas que operan con bajos montos, según sus necesidades.

“Desde hace meses, el flujo que tenemos es de gente que viene a vender billetes. Son pequeñas cantidades. Cien o doscientos dólares. Algunos se estiran hasta quinientos. Lo hacen para pagar alguna deuda, generada por la larga cuarentena, o porque deben afrontar algún gasto imprevisto” aseguró a MDZ un dealer de una cueva del barrio porteño de Palermo.

Según explican los operadores, el fenómeno que se está produciendo es que, ante la crisis económica, muchas personas sufrieron una caída del poder adquisitivo y sus ingreso no alcanzar para cubrir sus gastos. En estos casos, salen a vender ahorros para no reducir su nivel de vida o porque ya no tienen más para ajustar.

“De cada diez personas que vienen, una es para comprar dólares y nueve para vender. Hubo días en que nos quedamos sin pesos. Es gente que se dolarizó, en algún momento, y ahora va vendiendo de a poco” dijo un “cuevero” de la zona norte del Gran Buenos Aires.

También, es cierto, hay vendedores de dólares que están comprando autos, construyendo una casa o haciendo refacciones.
En épocas normales, estos operadores se mueven con un flujo de ida y vuelta, lo que hace que al final el día tengan una caja equilibrada. Ahora, tienen que vender sus dólares excedentes a mayoristas para poder volver a mover la rueda.

Distinta es la situación en las “cuevas” del microcentro donde operan con clientes más grandes, como empresas. En estos casos, la demanda es más pareja y son los que impulsan la suba en la cotización. 

El dato de que el Banco Central pudiera recomponer reservas en los últimos días muestra que no hay fuerte presión del mercado para quedarse con billetes “verdes”. Está claro que, en muchos casos, la falta de compradores no se debe a que no haya expectativa de aumento de la cotización marginal, especialmente a semanas de una elección importante, sino a la reducción de la capacidad de ahorro. 

Un dato curioso que comentan varios “cueveros” es que se percibe, desde hace meses, un aumento de la demanda de euros, una moneda que es marginal respecto al dólar. En parte, lo explican por la necesidad de turistas que viajan al exterior tras el retorno de los vuelos a Europa, pero también por  argentinos que se están yendo a vivir a ese continente. “Cada vez recibimos más gente que está por emigrar”, comentó otro “cuevero”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?