Ferrari y la historia oculta y más antigua jamás contada

Ferrari y la historia oculta y más antigua jamás contada

Conocé la historia del símbolo de Ferrari: el Cavallino Rampante.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

Son pocas las marcas que se distinguen con un logo que las representa a nivel mundial y que se mantienen a lo largo del tiempo de manera inalterable. Una imagen apenas representa todo aquello que transmite el producto. En este caso conoceremos al caballo más famoso del mundo, que representa a los autos más aspiracionales: Ferrari.

El Cavallino Rampante es la figura que representa a la marca italiana más conocida de automóviles. Se mantuvo inalterable desde que su fundador, don Enzo Ferrari la eligió para distinguir a sus máquinas.

Tomó tal significado a lo largo del tiempo, que el emblemático logo italiano traspasó las fronteras de la industria automotriz y se encuentra en relojes, corbatas, camisas, zapatos, lapiceras, fundas de celular, juguetes y en rubros inimaginables.

Ferrari es parte de la cultura popular con sus autos aspiracionales y deportivos. Ahora, ¿por qué don Enzo eligió a un caballo sobre un escudo amarillo para representar a sus productos?

El visionario italiano fundó Ferrari en 1929. Bajo el nombre de Scuderia Ferrari formaba pilotos que competían con autos de Alfa Romeo. Pero el tiempo desgastó esa comunión y en 1947 estrenó en su fábrica de Maranello el 125 S, el primer deportivo de la incipiente marca.

Si bien la presentación no fue la esperada, ya que el auto abandonó en una carrera en el Circuito de Piacenza, don Enzo afirmó que había sido un “un fracaso prometedor”. A la carrera siguiente plasmó su idea, ya que logró su primera victoria.

Desde entonces, la historia conocida. Ferrari se convirtió en la excelencia de la industria automotriz, con una imagen construida en lo deportivo. Fue el único partícipe de toda la historia de la Fórmula 1, desde su nacimiento en 1950, fue campeón, entabló una rivalidad histórica con Henry Ford en los años 60 y fabricó modelos emblemáticos, como la Testarossa en 1984; el F40 en 1987; el poderoso LaFerrari en 2013; el 812 Superfast o el híbrido SF90 Stradale.

Toda esta historia estuvo acompañada por el Cavallino Rampante. Pero, ¿de dónde surgió?

Cuenta la historia que un miembro de las fuerzas aéreas italianas, fue uno de los militares más respetados del país a principios del Siglo XX gracias a sus múltiples victorias aéreas. Se llamaba Francesco Baracca. Comprendió que en la Primera Guerra Mundial, el avión iba a convertirse en una herramienta vital para enfrentar el conflicto.

Tal fue su desempeño aérea, se le contabilizaron 34 victorias oficiales, por lo que el conde Baracca fue aclamado como un héroe nacional. Pero el destino no le permitió finalizar la Primera Gran Guerra. Murió en 1918 mientras completaba un bombardeo.

Baracca sostenía que el avión era su amigo. Y en su aeronave siempre llevaba pintado el dibujo de un caballo rojo sobre un fondo blanco. Su familia criaba este tipo de animales y se supone que de allí su fanatismo por los equinos.

Cuando murió Baracca, a los 30 años, don Enzo tenía apenas 20. Y conoció a la madre de Baracca, la condesa Paolina, que le recomendó poner el logo de su fallecido hijo en su coche para una carrera en Savio.

Ferrari le hizo algunos cambios. El caballo lo pintó de negro, en señal de luto por los soldados caídos en el conflicto, el fondo lo pintó amarillo, en representación a su ciudad natal, Módena, y le agregó los colores de Italia en la parte superior.

Otro rasgo diferente es la cola del animal dibujado en el escudo. En el caballo de Baracca aparecía hacia abajo, en tanto que en el de Ferrari está dirigida hacia arriba.

En 1932, la reconocida insignia de la Scuderia Ferrari hizo su primera aparición, pero no en una Ferrari. Se pintó en un coche Alfa Romeo en el circuito de Spa. Entonces fue un emblema con la parte superior plana, las iniciales ‘S‘ y ‘F‘ en los lados del caballo y la bandera de Italia en la parte superior, también utilizado en los documentos oficiales de la compañía desde 1929.

A partir de entonces el símbolo de Ferrari jamás evolucionó. Apenas hubo una modificación en la parte superior en los primeros autos, pero siempre mantuvo la misma base. Para los coches de producción optó por el tradicional logo rectangular, sin las iniciales de la Scudería y sólo con Ferrari, aunque se ofrece como extra el escudo deportivo en los laterales de los Superdeportivos.

El Cavallino Rampante. El célebre animal brioso en el escudo conocido mundialmente con una historia muy particular. De un homenaje a un héroe de la aviación a representar lo más aspiracional de la industria automotriz.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?