Las elecciones movilizan a la Lepra

Las elecciones movilizan a la Lepra

Con las renuncias del presidente y vicepresidente primero de Independiente Rivadavia y la vuelta sorpresiva de Daniel Vila y su hijo Agustín, ante la proximidad de las elecciones, el mundo Azul se alborotó.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

Con las renuncias del presidente y vicepresidente primero de Independiente Rivadavia y la vuelta sorpresiva de Daniel Vila y su hijo Agustín, ante la proximidad de las elecciones, el mundo Azul se alborotó.

Venía sufriendo en su economía, como casi todos los clubes, el club del parque. Concursado hace un tiempo y con campañas deportivas de no alto vuelo, la suspensión del fútbol por la irrupción de la pandemia terminó dificultando in extremis su situación.

Quejas de los futbolistas por deudas de larga data se multiplicaron, incluso con la ida de algunos y su alejamiento del plantel.  Al
interior del club afirman que se ha saldado la mayor parte de lo pendiente. Las voces de los jugadores apuntan que han recibido pagos parciales pero no la totalidad de lo adeudado.

En medio de este panorama y con la incertidumbre de cuándo regresan los partidos, se avecina el acto eleccionario y con él se hizo presente Daniel Vila.

Obviamente su irrupción y la de su hijo por redes sociales y charlas virtuales no podía pasar desapercibida.

El nombre que propuso para asumir la presidencia es el de su tradicional y permanente colaborador Alberto Rez Masud.

Vila contactó igualmente a algunos hinchas connotados del club, Luis Pierrini, Roberto Zaldivar y Becerra padre e hijo entre otros, pidiéndole su acompañamiento en la lista y explicándoles su proyecto que, con una inversión millonaria pero no imposible, terminaría con Independiente en tres años aproximadamente disputando la Copa Libertadores.

La respuesta fue dubitativa y más propensa a la negativa que a la aceptación. La postulación de Rez Masud no conformó a los consultados, pues estos consideran que el socio hincha azul, en su gran mayoría, no vería con buenos ojos su encumbramiento a la presidencia.

La aparición de Vila motivó a quienes no forman parte de su grupo y se oponen a su regreso a la conducción real del club. Empezaron a activarse y fatigaron las redes con sus ideas, sus negativas y sus propuestas de adhesión.

Pero la lista es de numerosos cargos a cubrir y para ambas partes llenar todos los puestos no es sencillo e incluso faltan voluntades para acompañar en este duro momento que se vive.

No obstante las dificultades dos grupos más se presentan bien dispuestos a tomar la conducción. 

Como informa 2 de punta a través del abogado Gagliano, un grupo inversor encabezado por Marcelo Straccia afirma tener la intención y los fondos para llevar a mejor puerto deportivo la institución azul. Una conducción profesional y ajustada a los tiempos actuales, con sponsors aportando los fondos y Straccia en la conducción. Enfáticamente niegan la figura del gerenciamiento.

Por otro lado Fernando Colucci, tradicional fanático azul aseguró tener la gente para hacerse cargo de la conducción. Asegura ser todo lo contrario a una gestión gerenciadora, contando en la lista con todos apasionados hinchas alejados de todo interés material y dispuestos a poner dinero, él sobretodo, si fuera necesario.

Afirma que la conducción del plantel estaría a cargo de Matías Minich y terminaría de normalizar la situación de las divisiones inferiores.

También, con mucha reserva algunos barajan  la posibilidad de evitar las elecciones y vía la Dirección de Personas Jurídicas hacerse cargo sin someterse a escrutinio.
 

El juego está abierto y con final a decidirse. Pese a la crisis agobiante aparecieron alternativas para conducir la Lepra. El fútbol es una pasión.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?