Talibán: cómo la victoria en Afganistán ha incentivado a los talibanes en Pakistán

Talibán: cómo la victoria en Afganistán ha incentivado a los talibanes en Pakistán

Desde que el Talibán tomó el poder en Kabul, los talibanes paquistaníes han estado amenazando a personas en el cinturón tribal de Pakistán. Los residentes viven con miedo.

BBC News Mundo

Israr, de 17 años, estaba profundamente dormido cuando sonó su teléfono. Dice que es una llamada telefónica que "nunca olvidará por el resto de su vida".

Eran las 2 am y el adolescente estaba agotado. Había estado trabajando todo el día como guardia.

En el otro extremo de la línea estaba su hermano, quien le dijo a Israr que unos hombres irrumpieron en la casa de su familia, arrastraron a su padre afuera y lo mataron a tiros.

"Me pidió que volviera corriendo a casa", recuerda Israr, cuyo nombre ha sido cambiado por razones de seguridad.

Conocí a Israr en Orakzai, uno de los siete distritos del cinturón tribal de Pakistán.

Al igual que las provincias que se encuentran justo al otro lado de la frontera en Afganistán, Orakzai es el hogar de una población predominantemente pastún.

Tres días después de la muerte del padre de Israr, una rama de la organización extremista Estado Islámico, conocida como Estado Islámico Provincia de Khorasan (IS-K), se atribuyó la responsabilidad del asesinato.

IS-K acusó al padre de Israr de ser un informante militar paquistaní, una afirmación rechazada por Israr.

"Mi padre acaba de tener una tienda en Orakzai. Ayudaba a su tribu, especialmente a las personas que regresaban al área después de ser desplazadas debido a la guerra", indica Israr.

"No tenía enemigos. Era uno de los ancianos de la zona".

En Afganistán, los talibanes y el IS-K están librando una sangrienta guerra por la supremacía.

Aquí en Pakistán, el panorama es más turbio.

Aumento de la violencia

El ataque al padre de Israr no fue único. El mismo día, otro hombre fue asesinado a tiros en Orakzai, también por presuntamente ser un "informante" del ejército paquistaní.

IS-K también se atribuyó la responsabilidad de ese ataque.

Orakzai es una de las siete áreas tribales que incluyen Bajaur, Mohmand, Khyber, Kurram, Waziristán del Norte y Waziristán del Sur, que anteriormente se regían por la ley de la era colonial británica.

Fue apenas en mayo de 2018 que se fusionaron con la provincia de Khyber Pakhtunkhwa y se convirtieron en distritos, incorporándolos a la vida civil paquistaní.

Este año ha habido un aumento en la violencia, según datos compilados por el Instituto de Estudios para la Paz de Pakistán (PIPS, por sus siglas en inglés), una organización de investigación con sede en Islamabad.

Foto: EPA
El TTP se responsabilizó del ataque mortal en un hotel en Quetta en abril.

Tehrik-i-Taliban Pakistan (TTP), el "gemelo ideológico" de los talibanes afganos, es el principal responsable de esa situación.

TTP quiere seguir los pasos de sus homólogos afganos y establecer su interpretación de la sharía, una forma de gobierno islámico de línea dura, en Pakistán.

Según datos de PIPS, el TTP llevó a cabo 95 ataques en Pakistán el año pasado, matando a 140 personas, y cometió 44 ataques en los primeros seis meses de este año.

A medida que los talibanes afganos progresaron rápidamente en Afganistán y comenzaron a ganar el control de varias provincias a partir del pasado julio, el TTP aumentó su actividad.

De julio a septiembre, el grupo realizó otros 44 ataques y se cobró 73 vidas. Los muertos eran en su mayoría miembros de las fuerzas del orden de Pakistán.

Amenazas e intimidación

Y más allá de la violencia abierta, la región ha estado hierve desde hace meses con amenazas y tensiones.

Algunos residentes dicen que han recibido llamadas desde números afganos y paquistaníes en las que les exigen dinero de extorsión.

Ahmed, no es su nombre real, es un trabajador social y empresario del distrito de Bajaur. Le dijo a la BBC que siguió recibiendo llamadas de diferentes números en julio y agosto.

Muchos recibieron llamadas de personas que decían que eran talibanes.

Los hombres se presentaban como pertenecientes a los talibanes y exigían dinero.

"Estaban pidiendo dinero para extorsiones", señaló Ahmed. "Y a pesar de mi negativa, siguieron enviándome notas de voz y mensajes por WhatsApp, amenazándome con que si no pagaba me harían daño a mí y a mi familia".

Ahmed dijo que se puso en contacto con la administración del distrito y presentó pruebas a las autoridades civiles y militares.

"Les informé repetidamente sobre esto, pero la administración me dijo que no soy la única persona que recibe estas llamadas, y muchas otras han recibido las mismas amenazas aquí en Bajaur.

"Me dijeron que es imposible brindar seguridad a todos, y que yo mismo debo tomar precauciones e instalar cámaras de seguridad en mi casa".

¿Quiénes son los TTP?

El TTP fue fundado por Baitullá Mehsud en Waziristán del Sur a fines de 2007.

El movimiento militante se formó en respuesta a una operación militar paquistaní que despejó la mezquita Lal Masjid en Islamabad, donde un predicador radical dominaba.

Una vez fue considerado cercano a la agencia de inteligencia de Pakistán, el ISI.

Según Amira Jadoon, profesora asistente de la Academia Militar de Estados Unidos en West Point, los vínculos entre los talibanes afganos y paquistaníes se remontan al 11 de septiembre [de 2001, fecha de los ataques contra las Torres Gemelas y el Pentágono] y la caída del primer gobierno talibán en Afganistán en 2001.

Los analistas dicen que después de la invasión de Afganistán encabezada por Estados Unidos, los líderes de los talibanes paquistaníes lucharon junto a los talibanes afganos, proporcionando alimentos, refugio y ayuda financiera a los talibanes afganos en las áreas tribales de Pakistán, y también prometiéndoles lealtad.

Pero, después de su formación, el TTP embistió contra el Estado paquistaní, dirigiendo sus ataques tanto a civiles como a las fuerzas de seguridad.

El ejército paquistaní tomó represalias y empujó a los líderes del TTP a Afganistán, donde tiene su base desde 2015, llevando a cabo una guerra de "baja intensidad" contra Pakistán.

Cuando los talibanes afganos comenzaron su marcha sobre Kabul en julio pasado, el TTP se hizo más visible.

El jefe de los talibanes paquistaníes, Noor Wali Mehsud, le dijo a la cadena CNN que la victoria de los talibanes afganos sería una "victoria para todo el pueblo musulmán".

También tenía una advertencia para Pakistán.

"Nuestra lucha es sólo en Pakistán, donde estamos en guerra con las fuerzas de seguridad paquistaníes", declaró.

"Esperamos tomar el control de la región tribal fronteriza de Pakistán y hacerlos independientes".

Foto: AFP
Expertos dicen que el TTP se ha incentivado con la victoria del Talibán en Afganistán.

Abdul Basit, erudito en terrorismo ubicado en Singapur, cree que la victoria de los talibanes afganos "definitivamente incentivó" al TTP.

"Sienten que si Estados Unidos perdió en Afganistán, ¿qué puede hacer Pakistán", indicó.

"Además, han estado avivando las tensiones étnicas y jugando con los agravios locales... esencialmente, el TTP está tratando de explotar la victimización pastún".

Pero, según el exasesor de seguridad nacional de Pakistán y general retirado de tres estrellas, Nasir Janjua, el TTP es un "fenómeno en retroceso".

"El TTP ha perdido su atractivo entre las masas. Su narrativa para luchar contra Pakistán porque ese país se puso del lado de Estados Unidos ha sobrevivido a su vida útil desde que los estadounidenses ya no están en Afganistán", señala.

"Su mayor violencia es su lucha por la supervivencia".

El ala de relaciones públicas del ejército paquistaní, el ISPR, restó importancia al creciente número de ataques del TTP y militantes afiliados en la región tribal.

"Los grupos terroristas han sido derrotados en gran medida. Sin embargo, ocurren incidentes aislados", le dijo un portavoz a la BBC.

Buenos talibanes, malos talibanes

Se acepta comúnmente que el Estado paquistaní tiene una relación históricamente fuerte con los talibanes afganos y está animando al mundo a aceptar su nuevo régimen en Afganistán.

Pero también libró una batalla sangrienta contra los talibanes paquistaníes durante la última década, lo que resultó en la muerte de miles de civiles y fuerzas de seguridad en todo el país.

A menudo se le conoce como la estrategia de "los talibanes buenos y malos" de Pakistán, en la que los talibanes afganos se ven con buenos ojos pero los talibanes paquistaníes con malos ojos.

El ejército lanzó múltiples operaciones para eliminar a los militantes de las áreas tribales con cientos de miles de personas desplazadas por la fuerza.

Foto: AFP
Familias huyendo del Talibán en Pakistán en 2014.

Pero el gobierno paquistaní también ha tratado de negociar un acuerdo de paz con varias facciones de los talibanes de Pakistán a lo largo de los años.

Sin embargo, la presencia de IS-K en la región tribal causa otro dolor de cabeza a las autoridades paquistaníes.

IS-K tiene grandes diferencias con los talibanes afganos, a quienes acusa de abandonar la yihad por un acuerdo negociado firmado el año pasado en Doha.

IS-K los considera "apóstatas" y objetivos legítimos.

"IS-K tiene diferencias sectarias con el TTP y los considera musulmanes equivocados, que son agentes de Pakistán, Irán y otras fuerzas regionales", indica Abdul Sayed, investigador independiente sobre yihadismo radicado en Suecia.

Algunos expertos creen que la estructura de bajo nivel del TTP y del IS-K en Pakistán está formada por los mismos miembros que son fluidos en su lealtad y, a menudo, trabajan para ambas organizaciones.

Pero, según el doctor Jadoon, IS-K tiene un objetivo más grande en mente que el TTP.

"IS-K busca el control territorial en pos de un califato y se ve a sí mismo como el único líder legítimo de la ummah (pueblo musulmán) global", indica.

Obligado a huir

Con tantos grupos militantes en funcionamiento, la vida es difícil para las personas que deben vivir entre ellos.

Un exlíder de la milicia que luchó contra el TTP junto con el ejército paquistaní hace unos años me dijo que toda su familia tuvo que mudarse de su aldea en Mohmand, un distrito tribal fronterizo con Afganistán.

"Mi padre fue martirizado, mi primo fue martirizado, nuestras casas familiares destruidas", señala el exmilitante, Shehzad (no es su nombre real).

"Algunos de nuestros hombres perdieron las manos, algunos perdieron las piernas y otros perdieron ambos. Ninguno de nosotros quería salir de nuestra aldea, pero ¿qué más se puede hacer cuando no hay un lugar para vivir?", afirma.

Ahmed, el empresario de Bajaur, también describe un panorama sombrío.

"A menudo me obliga a pensar en dejar mi casa y llevarme a la familia. Pero entonces, ¿adónde puedo ir?, ¿cómo puedo simplemente alejarme de mi casa?", pregunta.

Israr, el joven de Orakzai, fue más directo.

"No tuvimos más remedio que dejar nuestra casa cuando comenzó la guerra hace 14 o 15 años. Mis padres regresaron hace dos años, pero ahora mi madre se ha quedado viuda", dijo.

"El gobierno nos aseguró que la paz ha vuelto en la zona y debemos volver, pero ¿dónde está la paz?".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?