Cada vez más caro: cuánto cuesta pasar unos días en la Costa Atlántica

Cada vez más caro: cuánto cuesta pasar unos días en la Costa Atlántica

Viajar es cada vez más caro y en la Costa Atlántica se esperan aumentos en torno al 70%. Además, hay dificultades para conseguir pasajes.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

De cara a la temporada del verano 2023, los alquileres en Mar del Plata empiezan a ajustarse a los aumentos constantes que hay en todo el país y ya comienza a verse en los fines de semana largo previos. Además, los pasajes de tren escasean, los colectivos de larga distancia ya se encuentran por encima de los diez mil pesos y los pasajes de avión se vuelven inalcanzables.

En el último fin de semana largo, del 13 al 15 de agosto, el alojamiento costaba entre $5.000 y $20.000 por noche, dependiendo del tipo de alquiler y las prestaciones que ofreciera, según algunos sitios de Internet. A menos de dos meses de aquel fin de semana, los alquileres más baratos se ubican entre los $6.000 y casi $240.000 por todo el fin de semana; esto siempre teniendo en cuenta las amenities que tiene la locación. Además vale aclarar que el PreViaje 3 comienza el lunes 10 de octubre, por lo que un alquiler para el fin de semana largo del 7 al 10 de octubre no aplica a ese el programa.

Los boletos de tren son los más económicos y se agotaron hace semanas.

En lo que respecta al traslado hacia Mar del Plata, desde Buenos Aires, existen tres transportes distintos: el tren, el colectivo y el avión. En cuanto al traslado en ferrocarril, que suele ser el más accesible de los tres, poco importa que los boletos oscilen los $800 cada tramo, dado que desde hace semanas no se consiguen. En colectivo, van desde los $6.000 hasta por encima de los $8.000 cada pasaje. Un vuelo redondo desde la capital ya se encuentra por encima de los $60.000, según el sitio web Turismo City.

Mar del Plata de cara al verano

La ciudad costera, también se prepara para la temporada de verano, en la que se prevé que habrá un aumento del 70% en los alquileres. A ese aumento, hay que agregarle que se aplicarán subas en lo que respecta al transporte, por el combustible.

También vale tener en cuenta los aumentos en la previsión de gastos que harán las empresas y entre todos esos aumentos, no debe descartarse la creciente inflación en alimentos. Esta última cuestión llevará a la experiencia de "salir a comer" en un polo turístico, a otro aumento que será difícil de costear para muchos trabajadores que pretendan tomarse unos días de descanso.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?