Una santafesina busca apoyo para ir a la Serie Mundial de natación en aguas abiertas

Una santafesina busca apoyo para ir a la Serie Mundial de natación en aguas abiertas

Candela Giordanino fue la mejor argentina en la Copa de Budapest y ahora necesita apoyo para poder competir en la Serie Mundial que se llevará a cabo en Israel en noviembre.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Candela Giordanino tiene 18 años, es nadadora de aguas abiertas y se proyecta como una promesa de deporte argentino. En el último Mundial de Budapest, que se realizó en junio, obtuvo la mejor posición entre las nadadoras argentinas. Allí terminó en el puesto 23 de la tabla general de la carrera femenina de 10 kilómetros y ahora busca apoyo para poder competir en la fecha de la Serie Mundial que se disputará en Israel.

Formada en el Club Unión de Santa Fe, hace unos meses optó por sumarse al equipo de Grêmio de Porto Alegre, en Brasil. “Me di cuenta de que necesitaba cambiar mi forma de entrenar después de los Juegos Odesur en Rosario”, explicó Candela. Esto forma parte de la preparación que está haciendo en su objetivo de llegar a los Juegos Olímpicos de París 2024.

De niña comenzó nadar por insistencia de su madre, la reconocida nadadora Celeste Puñet, que le repetía que "todas las personas necesitan saber nadar bien". Mientras tanto, la pequeña Candela de ocho años hacía otras actividades como patín y gimnasia, que le gustaban más.

“Un verano, cuando tenía entre ocho y nueve años, me tomé las vacaciones de las otras actividades y seguí con la natación. Desde ese momento nunca más la dejé”, contó la joven sobre sus primeros pasos en la natación. Cabe destacar que esta disciplina lleva consigo una necesitad de constancia, esfuerzo y dedicación, además de la pasión.

La nadadora debió irse a Brasil para poder tener una mejor preparación. (Instagram/@cami.giorda)

Antes de desembarcar en Brasil, cuando se preparaba en Unión de Santa Fe, entrenaba diez turnos semanales, es decir que lo hacía en turnos matutinos y vespertinos durante cinco días a la semana. A eso, debía sumarle su educación, que dejó de lado al terminar el secundario para dedicarse al ciento por ciento a la natación.

Ahora, a pesar de todo ese esfuerzo, si quiere competir en Israel necesita de sponsors o apoyo económico porque los entes deportivos nacionales no le proporcionan el financiamiento para representar a la Argentina. “La selección argentina no viaja porque no está dentro del presupuesto de la Confederación”, explicó Giordanino.

La atleta destacó que en Argentina la natación recibe mucho menos apoyo estatal que otros deportes y remarcó que "la natación en aguas abiertas, algo que es aún menos nombrado en el mundo del deporte argentino”. Si bien su carrera profesional recién está sentando sus bases, sueña con ubicarse como la mejor atleta argentina en la disciplina, superando también a la olímpica Cecilia Biagioli.

En Budapest, fue la número 23 del ranking general con un tiempo de 2 horas, 6 minutos y 2,6 segundos. Con ese tiempo, estuvo a menos de cuatro minutos de la campeona Sharon van Rouwendaal de los Países Bajos. Además de ser la mejor argentina, terminó siendo la tercera sudamericana que mejor clasificó tras sus colegas brasileñas Ana Marcela Cunha (bronce) y Viviane Jungblut (decimosexta).

El gran problema de los deportistas argentinos

No es este el primer caso de deportistas argentinos que deben apelar a sponsors y donaciones para poder representar al país en competencias internacionales. También vale darse cuenta que, lamentablemente, tampoco será el último.

Muchas disciplinas que no cuentan con el marketing ni la masividad de otros deportes como el fútbol o el rugby, tienen realmente muchas dificultades para viajar. Este caso, por ejemplo, puede verse en la selección de Dodgeball, que hace unas semanas no pudo estar en Edmonton, Canadá, para el Mundial de esa disciplina.

Otro caso recordado y de un deporte mucho más popular, fue el de la selección sub 20 de waterpolo. El año pasado, los chicos que formaban parte del equipo debieron vender alfajores para poder ir a competir en Praga, República Checa. Aquel certamen iba a celebrarse en Buenos Aires pero se canceló por los casos de covid-19 durante los primeros meses de 2021.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?